27 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

ACNUR, preocupada por amenazas y asesinatos de indígenas en Colombia

17 de noviembre de 2011
17 de noviembre de 2011

ACNUR manifestó "su preocupación por los graves hechos de violencia que enfrentan las comunidades indígenas Embera-Katío, Embera-Dobida y Senú en Antioquia, y el Pueblo Awá en el departamento de Nariño", indicó el texto.

Esta denuncia ocurre luego de que dos indígenas de la etnia embera fueran asesinados en Antioquia los pasados 6 y 12 de noviembre.

El defensor del pueblo, Volmar Pérez, informó que en el primer hecho integrantes de un grupo armado asesinaron a John Jairo Dobiana en la comunidad de Guaguando, según reportes de la Organización Indígena de Antioquia.

Seis días después, fue muerto Fabio Domicó Domicó, gobernador suplente de la comunidad embera-katío de Nendó, por "aparentes milicianos de las Farc(Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)", indicó Pérez.

Sólo en Antioquia, 19 indígenas han sido asesinados desde comienzos de este año, reportó ACNUR este jueves.

A estos hechos se suman, en el departamento de Nariño, el desplazamiento de varias familias y el asesinato en los dos últimos meses de tres indígenas awá, según la agencia de la ONU, que denunció "la insuficiencia de las medidas adoptadas para su protección".

Los embera y los awá figuran en una lista de 35 comunidades aborígenes declaradas en riesgo de extinción por la Corte Constitucional de Colombia.

Según la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), más de 1.500 nativos han sido asesinados entre 2002 y 2010 en medio del conflicto armado que afecta a este país de 46 millones de habitantes.

La población indígena en Colombia es de cerca de 1,4 millones de personas.

Los aborígenes colombianos reivindican su neutralidad en el conflicto que implica a dos guerrillas -las Farc y el Ejército de Liberación Nacional (ELN)-, las fuerzas militares y las bandas de narcotraficantes integradas también por exparamilitares.

A menudo son amenazados por grupos armados que pretenden controlar su territorio o usarlo para el tráfico de cocaína.