25 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una derrota «cantada»

31 de octubre de 2011
31 de octubre de 2011

Por fortuna el trabajo del alto gobierno en materia de investigación, impidió en casi todos los casos la trashumancia de electores o el intercambio de favores a cambio de un voto, o en el peor de los casos que avivatos expertos en el arte de negociar un voto revivieran las cédulas de los ciudadanos ya fallecidos, para lucrarse con su gestión, haciéndoles aparecer como electores reales.

Menos mal que aunque estos episodios aún se dan en apartadas regiones de la costa norte especialmente, tienden a desaparecer ante la serie de controles impuestos por las autoridades electorales.

UNA DERROTA “CANTADA”

Más que la victoria de Gustavo Petro como nuevo alcalde de Bogotá, la derrota de Enrique Peñalosa estaba “más que cantada”.
Desde el mismo momento en que el ex presidente Alvaro Uribe Vélez se unió a la causa de Peñalosa se podía predecir que las cosas no irían bien porque el capital electoral del ex mandatario ya no está en Bogotá. Entonces la alianza Peñalosa-Uribe no fue en nada benéfica para la aspiración del Partido Verde.
Las cifras, tras escrutar el 100% de las mesas de votación de Bogotá, no pueden ser más elocuentes:

Gustavo Petro: 721.308 votos
Enrique Peñalosa: 559.307 votos.

Me atrevo a pensar anticipadamente que sin Uribe pero con el apoyo de Mockus se hubiera jugado un mejor papel.
Mockus según la forma de verlo mucha gente, no fue un traidor a la causa sino un futurólogo que ante un eventual desastre, como realmente ocurrió, prefirió renunciar a su partido y unir sus esfuerzos a la ex candidata Gina Parody.
Lo que sí quedó muy claro fue que Uribe antes que aportarle a Enrique Peñalosa, se convirtió en un factor de resta a su aspiración para ocupar la Alcaldía Mayor de Bogotá.

GUSTAVO PETRO….. EL ALCALDE.

El triunfo de Gustavo Petro quien asumirá las riendas del gobierno de Bogotá a partir del Primero de Enero del próximo año, no solo dejó como resultado la derrota de Peñalosa sino que de paso arrastró con el ex presidente Alvaro Uribe Vélez.

El mayor compromiso del nuevo mandatario será el de recomponer la ciudad que su antecesor Samuel Moreno Rojas (hoy detenido en un centro policial) dejó en un lamentable estado financiero, tras las investigaciones relacionadas con el Carrusel de Contratos que dejaron muy mal paradas a las finanzas del Distrito Capital.

Los especialistas de la política le avalan el hecho de que haya sido un candidato que en solitario inició su campaña y en contra de quienes fueron sus allegados políticos hasta hace un año, cuando él lideró las denuncias contra varios integrantes del Polo Democrático, incluyendo al alcalde suspendido Samuel Moreno Rojas y a su hermano Iván Moreno Rojas senador de la república (hoy tras las rejas).

Este fue el comienzo de lo que algunos llaman la atomización de la colectividad que durante la jornada electoral obtuvo una de las votaciones más pobres. Se cree que con la salida de Gustavo Petro del Polo Democrático Alternativo, se generó un desmoronamiento del partido cuyo caudal de sufragantes no se vio representado en la aspiración de su candidato Aurelio Suárez.

Todo hace pensar que el gobierno de Gustavo Petro podría ser acertado si se tiene en cuenta la forma como quedó conformado el Concejo de Bogotá. Aunque sus seguidores no conformaron una mayoría, si quedó con buenos amigos en diferentes bancadas que seguramente lo respaldarán con el único fin de sacar a delante a la “desbaratada ciudad” que dejó su antecesor.
[email protected]