20 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Tenor lírico caldense ganó Festibolero en Santa Marta

19 de octubre de 2011
19 de octubre de 2011

El jurado, que tuvo una tarea difícil debido al alto nivel de los 13 concursantes, 9 de los cuales fueron mujeres, le otorgó el segundo lugar a María Victoria Batista, de Sincelejo, y el tercero para Jazlín Lorena Yance, de Santa Marta. Una mención especial recibió el barranquillero Carlos Arturo Herazo al interpretar los boleros Sombras y Volverás. Según él, la orquesta utilizó un tono más alto, que no le permitió lucir sus agudos en el primer tema.

Tras la cancelación del primer día del Festival debido a la lluvia, el público, deseoso de disfrutar tanto viejos como nuevos temas del cancionero romántico, llegó al evento apenas se ocultó el sol. Además de los concursantes, por el escenario pasaron en una sola noche ocho artistas, entre nacionales e internacionales. Fue una jornada maratónica, pero llena de gozo para todos. Con los boleros Pecadora y Cómo fue, la apertura la hizo Willy Calderón, quien se había retirado un poco de los escenarios, pero esa noche demostró que su voz sigue potente.

A las 8 de la noche y con el acompañamiento de la orquesta de José Olivares, comenzaron a competir las nuevas voces del bolero provenientes de ciudades como Pereira, Caldas, Nariño, San Andrés, Barranquilla, Bogotá, Bolívar y Cartagena. Hasta una concursante de Venezuela llamada Marión Márquez participó.

Su majestad, el bolero

Una vez escogidos los ganadores de la convocatoria, el turno fue para Víctor Hugo Ayala. Con paso lento por el correr de los años, pero con la misma voz recia de tenor lírico, el artista bogotano  fue recibido con una ovación. Y más cuando comenzó a cantar Lágrimas negras, seguido de Llora corazón, Perfidia y Camino verde, este último permitió reconocerle su talento. Al final, el público lo despidió de pie.

El mexicano Rodrigo de la Cadena, otro de los invitados internacionales, logró meterse al público en el bolsillo. El número Piensa en mí lo cantó con el acompañamiento de su piano y de la orquesta, lo mismo que Burbujas de amor, que no interpretó como la bachata de Juan Luis Guerra​, sino con unos arreglos extraordinarios.

De la Cadena no podía dejar a un lado la ranchera. Para el tema Si nos dejan convidó al escenario a la cubana Raquel Zozaya para cantarla a dúo, en medio de calurosos aplausos. Y para sorpresa de todos, montó con la Charanga Junior, de La Guajira, la ranchera en versión salsa Probablemente.

Se armó la parranda

La cubana Malena Burke, hija de la inolvidable Elena Burke, llegó como una tromba marina al escenario. Su fuerza interpretativa en los boleros y la gracia que le puso cuando entonó unos sones hizo que el público se levantara de sus sillas. Uno de ellos fue un popurrí de algunos de los éxitos del Trío Matamoros.

Los temas que  hacen parte de su reciente Cd Sangre de bolero (de Concha Valdés) y Canción para Elena, en homenaje de ‘La señora sentimiento’, como así le decían a su mamá, conmovieron a los asistentes.

Albita Rodríguez no se quedó atrás. Cantó y bailó desde boleros, sones, guajiras y guarachas con su pianista de planta Rafael Mariño y con los músicos de la Big Band de José Olivares, entre quienes estaba otro cubano: Pachalo, un virtuoso de la trompeta.

Toda una vida y Tiempo que te quede libre fueron dos de los temas románticos que hicieron parte del repertorio.  Pero antes de que la gente la pidiera, Albita cantó La parranda se canta, que todo el mundo coreó.

Su capacidad para improvisar dejó a más de uno boquiabierto. La cubana se bajó del escenario para involucrarse con el público su con contagioso ritmo.