18 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Se reactiva el Tren de Occidente

1 de octubre de 2011
1 de octubre de 2011

Una oposición de los propietarios de la hacienda “La Amapola” frenó en seco el proyecto, pues alegaban que un tramo del trazado pasaba por sus predios.

Román Aristizábal, cuando fue alcalde, dictó las resoluciones 073 y 112 de 2006, mediante las cuales negó la entrega de una franja de terreno abscisada en el corredor de la vía férrea Buenaventura a la Felisa.

Ferrovías en liquidación interpuso acción de tutela con el fin de que las mencionadas resoluciones fueran dejadas sin efecto y, en consecuencia, se ordenara la entrega de la franja de terreno correspondiente a la vía férrea. El Juzgado Promiscuo Municipal de Filadelfia, mediante fallo calendado el 10 de julio de 2006, negó la acción de tutela, la que fue impugnada por la parte actora y cuya decisión fue revocada por el Juzgado Quintero Civil del Circuito de Manizales, mediante sentencia del 18 de agosto de 2006, en la que dispuso dejar sin efecto las resoluciones citadas y en su lugar entregar  la franja de terreno correspondiente a la línea férrea que reclama el accionante.

El alcalde de esa época, Román Aristizábal, realizó la entrega en cumplimiento del fallo proferido por el Juzgado Quinto Civil en un tramo correspondiente a 1.530.25 metros lineales. Ferrovías promovió un incidente de desacato por cuanto no hubo entrega de la longitud total del corredor férreo, pretendiendo que el área a restituir correspondía a 2.210 metros, incidente que fue resuelto mediante providencia de fecha 6 de julio de 2007, en la que se desestimaron las súplicas de la entidad demandante por cuanto, la longitud que esta había solicitado era de 1.530.25 metros lineales, por lo que el Juzgado de Primera Instancia consideró que no era viable hacer entrega del área adicional dentro del incidente de desacato referido.

El 14 de marzo pasado se presentó ante la alcaldía de Filadelfia una solicitud suscrita por Jorge Ricardo Gutiérrez Cardona, director Territorial de Caldas de Invías, solicitando la entrega total del corredor férreo en una extensión de 2.210 metros lineales y un ancho de 25 metros.

Posteriormente Ferrovías demostró con escritura pública que “Minera La Amapola”  como ente jurídico no puede alegar ni probar posesión o propiedad sobre la franja férrea que es y  ha sido evidente de propiedad de la Nación por cien años atrás.  

El alcalde de Filadelfia, Omar Valencia Castaño, ordenó recientemente la entrega de la franja del corredor férreo de la zona 153 del sector de La Amapola, en una longitud total de 2.210 metros lineales,  de acuerdo como se establece en la escritura pública número 5502, del 30 de junio de 1992, de la notaría 29 del Circuito de Bogotá, por tratarse de un bien público que le pertenece al Estado.

El alcalde Valencia argumentó que, según la Constitución Política de 1991, los bienes del Estado denominados como bienes fiscales o de uso público son imprescriptibles, inalienables e inembargables, razón por la cual  Minera la Amapola Ltda como ente jurídico no puede alegar ni probar posesión o propiedad sobre la franja férrea que es y ha sido evidente de propiedad de la Nación por cien años.

Como consecuencia de esta decisión, es muy posible que al finalizar el presente año esté llegando el Tren de Occidente a la Felisa. Volveremos entonces a escuchar el pito del tren estremeciendo los valles y montañas de Caldas.