5 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La ventana de Pereira (1)

1 de octubre de 2011
1 de octubre de 2011


De su puño y letra

Al país no se le dice la verdad sobre los carros y la gasolina

-De nuevo los escándalos recaen sobre el gran desprestigio del Congreso de Colombia y eso no es bueno para la democracia cuando las bases de las informaciones se fundamentan en datos incorrectos.

carlos enrique sotoEs bueno el escándalo cuando se dice la verdad verdadera; cuando se descubren hechos que son evidentes bandidajes, pero las informaciones que se han estado dando resultan nocivas porque la información es incorrecta y se está haciendo creer a los colombianos que todos los congresistas nos estamos comiendo el presupuesto, cuando eso no es verdad. Es malo transmitir una afirmación sin soportes.

Hoy el tema de escándalo en los medios de comunicación se fundamenta en la licitación de los vehículos por 70 mil millones de pesos y ahora por lo de la gasolina.

Me pregunto… si un señor ostenta la dignidad de Presidente del Senado o la Cámara, o de una de las comisiones, qué problema tiene que el vehículo, que es propiedad del Estado, sea cargado de combustible con dineros del erario. ¡Qué inconveniente tiene!

Eso sucede con los personajes que tienen protegidos, como los expresidentes de la República, cuyos carros se 'tanquean' con dineros de las instituciones, del DAS o de la Policía.

Al país no le están dando una información concreta y correcta. La carga de combustibles corre hoy por cuenta de cada senador y representante, excepto cuando ocupan cargos directivos. Llevo nueve años como congresista y siempre he pagado con mi dinero el combustible para el carro que tengo a mi cargo.

Lo que hoy pasa es que los automotores son rentados y el mantenimiento del automotor corre por cuenta de quien lo rentó, pero antes lo manteníamos nosotros. Hoy la gasolina la compramos nosotros.

Sobre la discusión de cuánto se gasta el Presidente del Senado o cada miembro de la mesa directiva, se forma la respuesta de que entonces cada senador recibe también un presupuesto de 500 mil pesos para cargar la gasolina del vehículo.

Para poner fin a este programa de desprestigio, propongo que le concedan un crédito subsidiado a cada congresista para que, una vez se posesione, adquiera su propio vehículo, lo mande reparar, le compre llantas y lo cargue de combustible. Así se evitarían tantos líos.

Si cada senador o representante es dueño de su vehículo, pues que lo cuide.

Lazos rotos

En su peor momento están las relaciones entre el congresista Diego Patiño y el candidato a la Gobernación Alberto Arias, ambos del partido liberal. Dado que Arias no despega y que su candidatura no despierta ningún interés, muchos militantes del liberalismo se han acertado al médico Carlos Botero, a quien las encuestas señalan hoy como el seguro triunfador en la contienda por la Gobernación de Risaralda.

diego patiño

 

Entre ellos, el propio Diego Patiño (foto), quien dijo que el lunes anunciará su decisión en esta materia. Por esta razón, Arias está que arde de la ira y lleva varios días sin pasarle al teléfono a Patiño. Lo cierto es que esta candidatura está al borde del colapso.

Duro pronunciamiento

Para agravar las cosas, Alberto Arias expidió hoy un comunicado en el cual cuestiona duramente a Diego Patiño, entre líneas y sin mencionarlo directamemte. Veamos, a manera de ilustración, estos dos párrafos de la carta abierta del candidato liberal:

"En medio de la decepción que me produce ver algunos dirigentes de mi partido asumiendo la condición de mercaderes de baratijas, reitero hoy que mi compromiso es con unas ideas, con un programa y con unos ciudadanos que esperan tener un líder que los acompañe en la construcción de un mejor futuro.

"A esos dirigentes que me piden que renuncie, les respondo que mi campaña política continuará. Que no me dejaré presionar por ellos. Que lo que estoy difundiendo son ideas y no distribuyendo dinero para conseguir su adhesión".

La carne en el asador

victor manuel

El gobernador Víctor Manuel Tamayo y el Partido Conservador han puesto toda la carne en el asador para tratar de conservar ese cargo, ante la campaña arrolladora que adelanta el médico Carlos Botero, quien fue avalado por firmas a través del movimiento independiente UNIR. Por lo pronto, a petición de Tamayo renunció a su cargo y se sumó a la campaña azul de Sigifredo Salazar, el ex Secretario de Desarrollo Social, Álvaro Arias. Y de buena fuente, supimos que el mandatario también le pidió al Secretario de Salud y a otros de sus alfiles que dejen sus cargos para apoyar la campaña de Salazar y tratar de hacerle hueco a Botero. 

Una gestión opaca. El pereirano Rodrigo Rivera opacó sus posibilidades presidenciales con su desempeño en el ministerio de Defensa. Durante su gestión, la inseguridad creció como espuma y la Seguridad Democrática del ex presidente Uribe retrocedió considerablemente.

rodrigo rivera

El presidente Santos lo puso donde era: la embajada de Colombia ante la Unión Europea. Allí seguramente estará los años que le restan a Santos en la Presidencia disfrutando las envidiables mieles de la diplomacia.

Hijo de tigre sale pintado. Hay que reconocerlo, Simón Gaviria está haciendo una brillante presidencia en la cámara de representantes.Aquí sí se puede decir que hijo de tigre sale pintado. Le heredó a su padre la mesura, la malicia y, por qué no decirlo, la inteligencia. Bueno por Simón, que es una persona joven, y el país, el gran beneficiado.

El voltiarepismo, al día. La voltereta política del año la protagonizó John Diego Molina, quien después de ejercer como gerente de la campaña a la Alcaldía del candidato de la U, Enrique Vásquez, cayó en paracaídas en las toldas de su opositor, Juan Manuel Arango. Molina militó por 17 años en las filas del senador Carlos Enrique Soto, con cuyo aval ocupó cargos como director del Teatro Municipal, gerente del Aeropuerto, Secretario de Gobierno y Asesor Privado de la Alcaldía. 

Incluso su esposa hace también parte de la nómina de la Alcaldía de Perera. Para justificar su volteada, Molina afirmó que “me voy por dignidad”, cuando todos sabes que lo hace por sus afanes burocráticos. Así el paga el diablo a quien bien le sirve.

Denuncias temerarias. El senador conservador Samy Merheg dejó de nuevo en evidencia su enemistad con el Plan de Choque, una herramienta de gestión de obras que le brinda empleo a cerca de 1.200 personas de estratos 1 y 2. Ahora le ha dado por acusar de intervención en política al Alcalde Pereira, Israel Londoño, apoyado en una grabación en la cual el funcionario invita a los empleados a “cuidar el trabajito” y “a que tengan lealtad con la administración municipal y con la ciudad”. Según Samy Merheg, hermano del tristemente célebre ex senador Habib Merheg quien se refugió en el exterior para huir de la justicia colombiana, ese es intervención en política.

Dura reacción. Lo cierto es que el Alcalde Israel Londoño no se quedó callado y tildó a Merheg de politiquero, al recordar que hace dos años el mismo personaje, en su calidad de candidato al Congreso, también se opuso la primera etapa del Plan de Choque, la cual le brindó empleo a 1.800 personas y permitió la ejecución de 150 obras de impacto comunitario. Según el Alcalde, este congresista no ha hecho nada por Pereira y no tiene ningún proyecto que mostrarle a la comunidad.

Política en la CARDER. Lo peor del asunto, es que esta actitud politiquera de Samy Merheg tiene frenado el Plan de Ordenamiento Territorial de Pereira. Como se sabe, Merheg es el nuevo patrón de la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, Carder, en donde ha montado su fortín político. Pues bien, en una decisión que nadie comprende, la Carder le negó el aval al POT, a pesar de que participó en todo el proceso de construcción de esta herramienta. Por esa razón, no ha sido posible llevar el POT a estudio del Concejo Municipal. Ello obedece a la orden que Merheg le dio al director de la Carder, Juan Manuel Álvarez, de frenar ese proceso para perjudicar al Alcalde Israel Londoño.

Reacción de los gremios. Ante esa actitud, los propios gremios del sector privado han calificado de “extraña” la actitud de la Carder. Así lo consignó el presidente del Comité Intergremial, Fernando Agudelo Velasco, quien en su columna del lunes pasado en La Tarde, afirmó: “Queremos conocer las razones para que esto haya sucedido, en explicaciones claras, entendibles para todo el mundo, porque existe la sospecha de que ésta es una decisión política y no técnica, lo que es a todas luces inaceptable”.

Orozco, vocero Verde. Once de los integrantes de la lista de candidatos del Partido Verde al Concejo Municipal de Pereira anunciaron que desconocen la vocería de esa colectividad en cabeza de Hernán Roberto Meneses. Al tiempo, en concordancia con las directrices nacional de lo verdes le entregan total respaldo al actual concejal, Rubén Darío Orozco. Una decisión apenas lógica, dado que Orozco es el único dirigente del partido Verde que ostenta un cargo de elección popular.

Botero, inatajable. La elección de Carlos Botero a la Gobernación de Risaralda parece no tener barranco que lo ataje. El aspirante, quien se inscribió con firmas recogidas por el movimiento ciudadano UNIR, tiene el apoyo del Partido de La U y de otros grupos políticos, va punteando en las encuestas con una amplia ventaja sobre sus opositores y tiene una alta y favorable recordación en Pereira y todos los municipios por los resultados de su gestión de gobierno. No sea que de nada van valido las triquiñuelas y zancadillas que sus enemigos políticos, a quien llaman “sicarios morales” y “buitres carroñeros”, han esgrimido contra Botero. Y para completar, tanto Cambio Radical como el Partido Liberal están pensando seriamente en adherir a su causa.

También los godos. Hasta los conservadores, que tienen como candidato propio, Sigifredo Salazar, se están sumando al proyecto político de Carlos Botero. Los primeros en hacerlo fueron los integrantes de la lista de “Adelante Dosquebradas” al Concejo y el propio candidato a la Alcaldía de Dosquebradas, Diego Ramos. De manera pública, Ramos dijo que su candidato a la Gobernación de Risaralda es Botero y agregó que está trabajando en este proyecto político desde hace un año.

Campaña de limpieza. En gesto poco usual en estos tiempos, el candidato a la Alcaldía de Pereira, Enrique Vásquez, está tumbando sus propios afiches y pendones. Al menos, aquellos que están ubicados en los árboles y en las zonas verdes. Vásquez dijo que una de sus propuestas de campaña consiste en una Pereira ordenada y bella. Por tanto, su campaña no puede ir en contravía de ese postulado y, en consecuencia, puso en marcha una jornada de limpieza para retirar su publicidad ubicada en sitios no permitidos.

Un buen concejal. En medio de tantas falencias, es bueno señalar la positiva gestión de algunos concejales de la ciudad de Pereira. Es el caso de Yesid Armando Rozo, del Partido Liberal, quien es una persona estudiada y estudiosa, quien ha adelantado serios debates al interior del Concejo Municipal. Ahora, Rozo tiene bajo su responsabilidad el estudio del Plan de Ordenamiento Territorial, POT. Vale la pena reelegir concejales de estas calidades.