18 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Hernán Giraldo, un mafioso caldense con más de 35 hijos

17 de octubre de 2011
17 de octubre de 2011

Nacido en el corregimiento de San Bartolomé, en el municipio de Pácora, el 16 de agosto de 1948, Giraldo fue consolidando un nombre en la Sierra Nevada de Santa Marta a base de intimidaciones, armas, dinero y drogas que hoy lo tienen en una cárce de los Estados Unidos después de que fue extraditado en 2008.

"El Heraldo", de Barranquilla, publica este lunes una interesante nota periodística sobre este hombre a quien llamaban en sus dominios "El Patrón" y cuyo apellido llevan unos 35 hijos.

El Heraldo, Barranquilla

Unos 35 hijos llevan su apellido, muchos de los cuales son, presuntamente, producto de violaciones a niñas en las poblaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, donde ejerció control por más de dos décadas.

Se trata de Hernán Giraldo Serna, el desmovilizado jefe paramilitar conocido con los alias de El Viejo, El Patrón o El Taladro; extraditado en el 2008 a los Estados Unidos por tráfico de estupefacientes.

Esta semana, a raíz de una nueva jornada de versiones en teleconferencia desde Virginia (EU), donde está recluido, y con presencia en Barranquilla de las víctimas, se volvieron a quedar en evidencia las huellas del horror que sembró Giraldo, las mismas que entre sus víctimas se mantienen intactas. Si bien para efectos de garantizar la seguridad y la tranquilidad de los afectados, no se conocieron pormenores, trascendió que en estas versiones se registraron nueve denuncias por violencia sexual en su contra.

‘El Patrón’ de la Sierra

Giraldo, que solía ocultar sus canas con tintura negra, llevar las uñas largas, usar sombrero y una pequeña toalla al hombro, nació el 16 de agosto de 1948 en San Bartolomé (Caldas).

Ejerció su dominio en la Sierra desde el corregimiento samario de Guachaca y las veredas Machete Pelao, Los Achiotes, Perico Aguao, Las Tinajas, Calabazo, Buritaca, entre otras.

Su solo nombre infundía pavor. Su presencia atemorizaba tanto a los campesinos que terminaron obedeciéndole sin protestar. Se dice que el exjefe ‘para’ llegaba a las poblaciones y seleccionaba menores de edad, aproximadamente desde los 12 años, para tener relaciones sexuales. Sus padres no tenían la alternativa de negarse, aquello era una mandato, una ley, una sentencia que no había que más cumplirla.

De esa época cruenta casi nadie habla. Las denuncias que existen contra Giraldo se conocieron desde poco antes de su extradición y bajo la protección de las autoridades. Sin embargo, se espera que el exparamilitar, quien en principio se negó a hacer parte del proceso de Justicia y paz, reconozca estos delitos, pues está acusado de 19 violaciones a menores de edad.

“Víctimas invisibles”

En el informe sobre violencia sexual contra la mujer en el conflicto armado, incluido en el Forensis 2010, el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses advierte que “poco se conoce de la real dimensión de la violencia sexual que sufren las mujeres y las niñas en relación con el conflicto armado presente en Colombia.

El miedo, la humillación, la imposibilidad real de acceder al sistema judicial, la incredulidad, el desplazamiento forzado, entre otras causas, hacen que muchas de las víctimas permanezcan invisibles”.

De hecho, aunque según el Comité de Oxford para el alivio del hambre, Oxfam -por sus siglas en inglés-, entre 2001 y 2009 hubo más de 54 mil casos por años de mujeres violentadas sexualmente en poblaciones en conflicto, en el último año de ese período solo 114 valoradas por Medicina Legal atribuyeron el abuso a actores armados.

No hay mayores datos

En el informe sobre violencia sexual y feminicidios en Colombia presentado en 2008 a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por las organizaciones Casa de la Mujer, Mujeres que Crean, Ruta Pacífica y Vamos Mujer se habla del grave del problema de la falta de sistematización y actualización de datos sobre la situación de las mujeres en Colombia.

En el documento se indica que “las entidades estatales, responsables de generar, actualizar y analizar la información, no han cumplido con una de sus responsabilidades: generar información confiable, actualizada y verificable (..)”.

Ana Teresa Bernal, miembro de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación y de la Red Nacional de Iniciativas por la Paz, Redepaz, explica que lamentablemente los casos de violencia sexual y de utilización del cuerpo de la mujer como parte del conflicto, principalmente en busca de la humillación por el otro, son delitos que difícilmente se evidencian. “Uno de lo que escucha es a las víctimas de pronto decir alguna cosa y ahí se puede deducir que hubo violencia sexual contra mujeres y niñas”.

**

“Hay que Velar para que no sean víctimas otra vez”

En visita a Colombia la psicóloga forense chilena Aida Leiva, coordinadora del equipo pericial del Centro de Atención a Víctimas de atentados Sexuales (Cavas), de la Policía de Investigación de Chile, habló con funcionarios de la Fiscalía y la Policía sobre su experiencia en la investigación de delitos sexuales y se refirió a la importancia de no victimizar por segunda vez a los afectados.

Leiva, que estuvo en el VII Congreso de Psicología Jurídica y Forense del Caribe que se realizó en Barranquilla, planteó que “las reformas que se han dado en el sistema judicial colombiano, así como en el resto de países, exige a los funcionarios que participan como peritos mejorar las metodologías, las formas de proceder ya que la transparencia y rigurosidad debe ser la característica principal de su trabajo”.

Según su percepción, los delitos sexuales en el mundo van en aumento, así como la posibilidad de que la justicia actué eficazmente, lo mismo que la impunidad.

“Toda víctima, muchas veces sufre no solo las consecuencias del ilícito del cual fue objeto, sino la victimización secundaria del paso de su denuncia por el sistema”, dijo Leiva.

La capacitación correcta permite que ese funcionario actúe de forma adecuada para que “la víctima no se sienta nuevamente agredida, esta vez por el sistema”, añadió.