15 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gratitud e invitación a la lucha

6 de octubre de 2011

La consigna siempre fue la defensa de la Universidad como una universidad científica, donde se imparta lo más elevado del conocimiento, una universidad nacional,  financiada completamente por el Estado y en cuya visión esté el ayudar a resolver las necesidades locales y nacionales de desarrollo y una universidad democrática que garantice el acceso de todos, sin ninguna discriminación económica y más bien donde prime el criterio que los que ingresen sean los mejores académicamente.  

Tras largos años de Representación no me quedan más que agradecimientos a las miles de personas que me apoyaron, docentes, trabajadores, empleados y por supuesto los estudiantes saben que mis posiciones dentro del Consejo Superior fueron de cara a la comunidad universitaria y siempre con la premisa de no renunciar a mis convicciones de luchar por la defensa de la Universidad de Caldas como una universidad pública. Fueron muchas las luchas que encabezamos y momentos difíciles por los que pasamos, pero queda la satisfacción del deber cumplido.  

La universidad colombiana, y la nuestra incluida allí, atraviesa una dura prueba con la presentación de la Ley de educación superior de Santos. El momento político requiere unos dirigentes estudiantiles probados en la lucha,  expresión de la brega en  la defensa de un proyecto soberano de universidad y representantes de una línea de pensamiento que no se arrodille, no se doblegue  y que  por encima de todo, profundice en los asuntos de la  universidad para desarrollar un ejercicio coherente y consecuente de representación.

El viernes 7 de octubre, elegiremos nuevos representantes a los cuerpos colegiados, una discusión no menor teniendo en cuenta los asuntos vitales que se discuten para el futuro de nuestra alma mater. Mi experiencia en esos  escenarios  indica que necesitamos una gente de un talante y un carácter recio, que tenga la capacidad argumentativa y política para afrontar de la mejor manera las discusiones en esos escenarios y en ese sentido estoy absolutamente convencido que Omaira Castellanos y Darío Arenas, la Plancha No. 1 al Consejo Superior, y Edwin Ospina y Alexander Álvarez Plancha No. 2 al Consejo Académico,  son los más preparados para representar fielmente y de manera independiente los derechos de los estudiantes y de la comunidad universitaria y continuar con una línea crítica frente a las actuaciones de las directivas de la universidad. La negra campaña que hoy hacen en su contra solo indica que estamos haciendo las cosas bien.

Solo me llevo gratos recuerdos de esta universidad a la que quiero, la que me ha permitido tantas satisfacciones, la que ha sido testigo de mis emociones y tristezas, la que me ha aportado tanto en mi formación intelectual. Desde otros escenarios seguiré firme en su defensa y en relevar su papel vital para el desarrollo de las bellas Manizales y Caldas. El gran Benedetti, presente en las tertulias con tantas y gratas compañías universitarias señalaba en una de sus poesías que: “Esta visto que un pueblo solo empieza a ser pueblo cuando cada singular necesita perentoriamente su plural” y hoy hay una necesidad de plural en torno a defender como un solo hombre la educación superior en Colombia. Chile es el ejemplo. Solo espero que no esperemos tres décadas como ellos. Finalmente después de agradecerles no queda más que un último pedido y es acompañen este viernes 7 de octubre la Plancha No. 1 al Consejo Superior y la Plancha No. 2 al Consejo Académico.

Universitariamente,

Representante Estudiantil al Consejo Superior
Universidad de Caldas