4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gastos primarios, destino de las remesas que llegan a Pereira

19 de octubre de 2011
19 de octubre de 2011

La investigación que se realizó en 12 municipios del departamento, exceptuando a Pereira y Dosquebradas, reflejó que de los 1133 hogares encuestados, 846 manifestaron que recibían remesas mientras que 286 señalaron no ser beneficiarios de las mismas, por lo anterior, se constata que casi el 75% de los hogares encuestados con experiencia migratoria dependen fundalmentalmente del envío de remesas.

Jhonier Cardona Salazar, director de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Económicas y Contables de la Unilibre, aseguró que esta tendencia refleja un uso recurrente de los risaraldenses a suplir los gastos primarios, lo que evidencia una alta dependencia hacia las personas residentes en el exterior. “Las remesas alimentan imaginarios que justifican la migración, como el creer que las oportunidades laborarles están fuera de Colombia, lo que en últimas genera un resentimiento marcado de los migrantes con el estado, al no ofrecerles oportunidades laborales en su país”, explicó el experto. 

En lo referente al tiempo de espera para recibir remesas por primera vez, el 66,67 % del total de los hogares encuestados empezaron a recibirlas en menos de un año desde que la persona residente en el exterior emigró. La segunda tendencia más marcada para recibir las remesas es entre uno y dos años, representando el 24,97% del total de los hogares encuestados.
   
Otro de los aspectos analizados durante el estudio tiene que ver con la dependencia de los jóvenes hacia las remeses, lo que genera que vayan perdiendo la necesidad y la capacidad de crear y buscar trabajo. “En muchos casos prefieren alargar sus estudios para seguir siendo mantenidos y esta situación hace que el dinero que reciben le reste valor al esfuerzo que supone para el inmigrante conseguirlo. Romper esta dinámica es muy difícil, pues está sustentada por sentimientos de culpabilidad que experimentan los inmigrantes por haber dejado a sus hijos, sobrinos o nietos”, asegura la investigación.

En cuanto al monto de frecuencia se destaca el rango entre 200 y 300 dólares, en casi todas las frecuencias de envío (quincenal, mensual, trimestral semestral y anual). “Cuando las remesas son usadas en gastos recurrentes hay un incremento en el flujo de dinero que está circulando en la economía. Estas remesas no solo son un factor clave en el incremento de la calidad de vida de la familia receptora, sino que también se convierten en un estímulo en el lugar donde ese dinero está siendo gastado”, señala el estudio.

Para Cardona “el incremento de recursos financieros tiene impactos positivos de manera directa e indirecta en la economía. El efecto directo se refiere a la familia receptora de remesas, que tendrá acceso a una canasta de bienes y servicios más amplios”.  En el tema de retornados, Jhonier Cardona Salazar aseguró que el 80 % de estas personas están desempleadas, situación que ha pasado desapercibida por parte del estado, ya que no realizado las acciones necesarias para mejorar las condiciones de vida de estas personas. El académico agregó que un retornado es aquella persona que ha tomado la decisión de establecerse definitivamente en su país de origen y no sólo de llegar temporalmente.