26 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Efectos a corto y mediano plazo del TLC en Colombia

15 de octubre de 2011
15 de octubre de 2011

Según el profesor Germán Nova, subdirector del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID), de la Universidad Nacional de Colombia, los efectos en el corto plazo se pueden comparar con el proceso de apertura económica del gobierno Gaviria en la década de los 90. “En los primeros años sentimos unos efectos de favorecer a los consumidores, se incrementaron las importaciones, y poco a poco, frente a esa demanda desmedida de productos importados se fue descuidando la producción nacional. La consecuencia la empezamos a ver a finales de los 90 cuando como consecuencia de cerrar muchas de las empresas, el crecimiento económico fue de -4,5% en 1999 y el desempleo se incrementó al 20%. Esa misma experiencia yo creo que hay que traerla a colación frente a los impactos del Tratado de Libre Comercio”.

Durante los primeros años, de acuerdo con el experto, todo va a ser felicidad, porque se van a poder importar productos a muy buen precio de los EE. UU. “Por decir algo, el tema de los vehículos, actualmente se están pagando en promedio aranceles del 35%, con el Tratado de Libre Comercio, la idea es que esos aranceles se reduzcan a cero”, explicó Nova.

De esta manera la producción nacional de vehículos se puede ver en riesgo porque ahora, sin el pago de ese gravamen, va a restarle competitividad a la producción nacional. En comparación con lo que se hace en Colombia, la producción automotriz podría bajar en 40% en comparación con lo que produce EE. UU. Otras industrias como el ensamble de electrodomésticos también pueden perder competitividad ya que resulta muy atractivo traer esos productos de Norteamérica con arancel cero, que es lo que busca el TLC.

El economista asegura que en bienes de capital, incluso en insumos agropecuarios, dado los subsidios que hay en los EE. UU., se podrán traer productos a muy buen precio. “Por eso lo que vale la pena reflexionar es si vamos a repetir ese proceso de los 90 en donde no incentivamos y no se demanda la producción nacional y en consecuencia habría que cerrar varias empresas y aumentaría el desempleo”, reflexionó Nova.

Por ahora, después de la firma del presidente Obama, hay que reglamentar el TLC, definir las leyes que pongan en sintonía la normatividad del comercio internacional colombiana con la de EE. UU. y eso lo hace el Congreso de la República.

(Por: Fin/hes/feb/vbr)
Agencia de Noticias Universidad Nacional