18 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

De militar frustrado a alcalde de Manizales

31 de octubre de 2011
31 de octubre de 2011

Todo porque temían que la difícil situación de orden público que vivía el país lo convirtiera en víctima. Y no querían sufrir de nuevo el dolor de despedir a un ser querido. Optó, entonces, por retirarse.

Ingresó a la Universidad Javeriana para iniciar la carrera de ingeniero. Pero sin pensar que un día terminaría convertido en alcalde de su ciudad. A Jorge Eduardo Rojas lo picó el bicho de la política después de que su primo, el médico Jorge Enrique Rojas, ganara la Alcaldía de Manizales con una votación de 72 mil votos que terminó con la hegemonía que en el manejo de los destinos de la ciudad tuvo durante años la vieja coalición yepobarquista. Fue durante su campaña cuando entendió que podía prestarle un servicio a la comunidad. Cuando su primo salió electo como alcalde empezó a asesorarlo sin cobrarle un peso.

Inició su carrera política como Concejal de Manizales. En la campaña del año 2002 inscribió su nombre como aspirante a esta corporación por el Movimiento de Participación Comunitaria. Salió electo concejal para el periodo 2003-2005. Cuando finalizaba su gestión en la corporación edilicia se vinculó al Movimiento de Salvación Nacional que sigue las orientaciones del senador Luis Emilio Sierra. Este hecho le costó el distanciamiento con su primo el médico Jorge Enrique Rojas. Sin embargo, años después  se reconciliaron. Y entonces el médico entró a trabajar en la campaña que la tarde anterior lo llevaría a convertirse en nuevo Alcalde de Manizales.

Jorge Eduardo Rojas se convirtió en candidato como consecuencia de la renuncia que presentó la candidata escogida por el movimiento que sigue las orientaciones de Luis Emilio Sierra a través de una consulta popular, Luz Adriana Moreno Marmolejo. En esa encuesta contratada por el grupo político ocupó el segundo puesto. Pero por dudas jurídicas que se presentaron por una supuesta inhabilidad, la escogida se vio obligada a renunciar a su candidatura. Entonces se optó por su nombre, obedeciendo las reglas de juego acordadas por los aspirantes a la candidatura del movimiento donde se establecía que el segundo en votos en la encuesta reemplazaría a la candidata escogida en caso de ser necesario.

Este ingeniero civil de 39 años de edad que registra en su hoja de vida una especialización en Desarrollo Gerencial de la Universidad Autónoma de Manizales y un título de Experto en Gestión de Riesgo empezó a demostrar sus cualidades como administrador en la alcaldía de Luis Roberto Rivas. En efecto, una vez posesionado como alcalde, Rivas lo nombró Secretario de Obras Públicas. Se convirtió, así, en el impulsor de las grandes obras ejecutadas en la ciudad durante esa administración. Estuvo al frente de las obras en la plaza Alfonso López, en la ampliación a cuatro carriles de la Avenida Alberto Mendoza, en la construcción del puente sobre la carrera 20 y en los trabajos en la intersección del batallón.

Jorge Eduardo Rojas es un joven ejecutivo que no se descompone fácilmente ante las adversidades. Lo demostró durante la campaña. Frente a la propaganda negra que comenzó a circular como consecuencia de la emergencia en el suministro de agua guardó en todo momento compostura. Los ánimos no se le alteraron ni siquiera cuando se enteró de que su nombre apareció en un boletín de prensa emanado de la Contraloría Municipal, donde se decía que contra él se iniciaría una investigación por su responsabilidad en la emergencia. De este señalamiento salió airoso. Sobre todo porque se comprobó que en el boletín original no se mencionaba su nombre.

Quienes lo conocen señalan que es una persona de carácter. Lo demostró cuando a los nueve meses de iniciada la administración de Juan Manuel Llano, que lo ratificó como Secretario de Obras Públicas, presentó renuncia de su cargo. Su retiro se produjo por diferencias con el Secretario Privado, Rafael Carvajal. Todo parece indicar que renunció porque no tenía independencia para tomar decisiones. Era Rafael Carvajal quien controlaba todo en la administración. Y Jorge Eduardo Rojas no estaba de acuerdo con eso. Prefirió, entonces, retirarse. Pasó a ocupar el cargo de Gerente Técnico de la empresa Emas.

Jorge Eduardo Rojas  tiene un inmenso compromiso con los manizaleños: rescatar la confianza perdida por el actual alcalde ante la opinión pública. Para lograrlo, debe desprenderse totalmente de la actual administración. Sobre todo porque lo identifican como parte de ella y, por lo tanto, como el candidato que contaba con el respaldo del alcalde Juan Manuel Llano. Cuando en la ciudad se levantan tantas voces condenando al burgomaestre, Rojas debe marcar independencia frente a esta administración. No puede cargar con el lastre de una pésima gestión administrativa.