28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Aterrador caso de explotación sexual infantil descubre la Policía en los Llanos Orientales

14 de octubre de 2011
14 de octubre de 2011

Se trata de 16 personas integrantes de una red especializada en inducir y obligar a la prostitución a jovencitas inicialmente “reclutadas” en municipios de Tolima y Cundinamarca, y que posteriormente eran trasladadas a casas de lenocinio en Meta, Casanare e incluso la frontera con Venezuela.

El golpe fue posible a partir del seguimiento hecho por la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DIJIN), al caso de una menor de 14 años, cuya madre, identificada como Marlene Castro, la entregó a los dueños de establecimientos dedicados al comercio sexual, quienes se encuentran directamente vinculados a la estructura desarticulada en las últimas horas por la Unidad de Vida y Derechos Humanos de la Institución.

Durante el proceso, los investigadores de la Policía Nacional adelantaron varias diligencias de inspección con apoyo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, las cuales fueron complementadas por testimonios y entrevistas, incluida una de carácter sicológico-forense a la niña, quien reconoció haber sido víctima de abuso desde los 12 años de edad, con el auspicio y consentimiento de su progenitora.

De acuerdo con las evidencias recolectadas, Marlene Castro obtenía ganancias cercanas a los 4 millones de pesos mensuales, producto de la explotación sexual de su hija, quien al igual que otras jovencitas, fue obligada a recorrer establecimientos ubicados en Honda, Mariquita, Guaduas, Villavicencio, San Martín, Puerto Lleras, Fuente de Oro, y hasta la ciudad de Puerto Ayacucho, en territorio venezolano.

Con el apoyo de la Fiscalía 22 seccional de Acacías, la DIJIN logró judicializar a los 16 capturados, entre quienes hay empresarios informales, empleados y pensionados, los cuales luego de su detención en Villavicencio y algunas poblaciones de Meta y Cundinamarca, fueron presentados ante un juez de control de garantías para que respondan por los delitos de trata de personas y estímulo a la prostitución.