1 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Archivado proyecto que modificaba denominación legal de la moneda en Colombia

5 de octubre de 2011
5 de octubre de 2011

El senador Roberto Gerlein fue el primero en anunciar su voto negativo. "Este es un proyecto que toca hasta el último bolsillo de los colombianos, y los economistas no han consultado a uno solo de los afectados", afirmó.

El congresista reiteró que este era un proyecto inoportuno y que todos los sectores se verían afectados por la creación de un nuevo peso.

En su intervención, el senador Camilo Sánchez no sólo ratificó lo dicho por Gerlein, sino que se refirió al impacto social y económico negativo que tendría la aprobación de este proyecto. "Va a causar muchos daños", aseguró y explicó que "el redondeo perjudica a los pobres".

De acuerdo con el congresista esta iniciativa era el resultado de la improvisación y pidió claridad sobre los costos de quitarle los tres ceros al peso. Una vez el proyecto fue archivado, señaló que esta es la primera vez que el Legislativo deniega una propuesta apoyada por el Gobierno.

Por su parte, el senador Jorge Robledo coincidió con ambos congresistas y calificó el argumento del Banco de la República y del Ministerio de Hacienda como "deleznable".

También se refirió al alto costo que tendría modificar el peso. "Yo no creo en la historia de la dolarización", afirmó.

Los defensores del proyecto

Antes de ser archivado, el autor de la iniciativa, senador Antonio Guerra de la Espriella (Cambio Radical) recordó que este proyecto había sido ampliamente debatido en los últimos meses y que el presidente Juan Manuel Santos había ratificado su apoyo al mismo, lo que se evidenció con la solicitud que le hizo a la Mesa de Unidad Nacional para apoyarlo.

Igualmente, el senador Guillermo García Realpe (Partido Liberal) señaló que no era tan grave "el cambio de la billetería en nuestro país, ni causa tantos traumas, ni efectos negativos. Todo lo contrario". El congresista advirtió que en Colombia existen muchos billones de pesos ilegales, los cuales se recuperarían una vez se modificara la moneda.
Por último, el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry reiteró que no habría caos, sino que, por el contrario, se reducirían los costos de las transacciones y se economizaría el procesamiento de la información.

De acuerdo con el funcionario, una modificación de este tipo puede realizarse cuando hay hiperinflación o inflaciones bajas. Este último es el caso de Colombia, cuya inflación es del 3%.

"Este cambio no generaría caos. Habría menores procesamientos contables. Los cambios de las monedas y billetes pueden tener efectos de ahorro de procesamiento de información", puntualizó.