8 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Quindío, incluido dentro de la tercera zona libre de Peste Porcina Clásica

19 de septiembre de 2011
19 de septiembre de 2011

La zona descrita por el organismo estatal comprende a Antioquia (excepto el Magdalena Medio, Urabá y Bajo Cauca antioqueños), los departamentos de Caldas (excepto el Magdalena Medio caldense), Quindío, Risaralda, Valle del Cauca, el norte del Cauca, el centro y sur del Chocó y Cajamarca, en el Tolima.

Cabe recordar que la primera zona declarada como libre en Colombia fue declarada como tal en 2009, cobijando los departamentos de Amazonas, San Andrés y Providencia, así como el norte del Chocó; posteriormente se implementó la segunda tuvo lugar en 2010, y abarca Guainía, Guaviare, Vaupés, Vichada y Puerto Concordia, municipio del Meta.

La importancia del reconocimiento reside en que un 70% de la producción de carne de cerdo se da en este perímetro, lo que se explica por factores como el mismo consumo interno de la región, que en el caso de Antioquia registra 15,2 kilos al año por persona, similar al promedio mundial de 15,1 kilos por habitantes, cuando en el resto del país es de 4,7 kilos.
La declaratoria será establecida hoy en un acto protocolario que contará con la presencia del ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo Salazar; la gerente general del ICA, Teresita Beltrán Ospina; y el gerente general de Asoporcicultores, Carlos Maya Calle, en el salón Esmeralda, del hotel Tequendama, en Bogotá.

Para la obtención de esta calificación, se aplico un modelo de concertación y cogestión entre el sector público y privado y al apoyo de organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO; y la Organización Mundial de Sanidad Animal, OIE.

La peste porcina clásica es considerada como la segunda enfermedad más importante a nivel mundial que afecta al cerdo, con incalculables consecuencias sanitarias, económicas y comerciales, cuyo primer brote se detectó en el país en 1942, causando graves perjuicios en la producción a mediados de la década de 1980, cuando el sector porcícola empezó a modernizarse y tecnificarse.

La enfermedad es producida por un virus de la familia Flaviviridae del género Pestivirus, moderadamente resistente a las condiciones ambientales; estas condiciones la hacen altamente contagiosa, y en su forma más aguda mata al animal —tanto al cerdo doméstico como al salvaje y al jabalí— al cabo de dos semanas y la única manera de prevenirla consiste en vacunarlo.

Sin embargo, por cuenta de la entrada en vigor de la ley 272 de 1996 -creando el Fondo Nacional de la Porcicultura- y de la ley 623 de 2000 que decretó como de interés social nacional y como prioridad sanitaria la erradicación de la patología, el modelo de colaboración público-privada empezó a contar con las herramientas jurídicas y operativas, así como con los dineros para combatir la enfermedad.

De esta manera en 2002 se dio inicio al programa de erradicación de PPC, época en la que se determinó que el ICA era el coordinador del programa y que Asoporcicultores debía asumir las tareas de vacunación, fórmula que ha llevado a que el programa de erradicación sea uno de los más exitosos de América latina.

El oficial de Desarrollo Pecuario FAO/SLS y uno de los gestores del Plan Continental para la Erradicación de la Peste Porcina Clásica, Moisés Vargas Terán, explicó que esta experiencia ha contribuido a posicionar el programa como un modelo a imitar en otros países: “Colombia es el país con mayor avance en el control progresivo de la Peste Porcina Clásica en la subregión andina”.

Cómo se mueve el mercado internacional

Colombia actualmente ocupa el cuarto lugar de producción en el continente, con un volumen de 172 mil toneladas de cerdo, en una región encabezada por Brasil -dos millones 924 mil toneladas-, Chile y Argentina.

“El aumento sostenido del consumo, donde el sacrificio de porcinos entre los años 2000 y 2010 aumentó 6,7%, permite afirmar que la erradicación de la PPC se constituye en un objetivo prioritario para el país. Al fin y al cabo, esta reduce el comercio dadas las restricciones internacionales que los países importadores exigen, e incrementa los costos de producción que los hace menos competitivos frente a otras regiones productoras”.

La meta definida entre el ICA y Asoporcicultores apunta a que en 2013 se logre una cuarta zona libre de la enfermedad, con el mantenimiento de franjas de vacunación en las fronteras con Venezuela —La Guajira, Cesar, Norte de Santander y Arauca— y Ecuador —Nariño y Putumayo—, con lo que la totalidad del territorio nacional podría consolidar tanto mercados internos como externos.

Por: Andrés Felipe Mejía Álvarez