2 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Quindío con el mayor crecimiento anual en exportaciones tradicionales en la región

28 de septiembre de 2011
28 de septiembre de 2011

De acuerdo con los resultados arrojados por el informe alcanzaron una facturación de U$83,8 millones, llevando a que estos productos ocuparan un 94% de la oferta exportable, principalmente a destinos como Estados Unidos, Alemania, Bélgica, Reino Unido y España.

Es así como en el acumulado de los seis primeros meses de 2011, las exportaciones tradicionales del Eje Cafetero contabilizaron U$548,3 millones, que comparado con iguales meses de 2010 significó un aumento de 51,8%.
El comportamiento de las ventas en mercados extranjeros se debió en gran parte a la dinámica presentada por el café, que logró cifras muy por encima de las de exportaciones no tradicionales, al aumentar su participación en el total nacional exportado, pasando de 58,61% en enero – junio de 2010 a 67,79% en el mismo periodo de la vigencia en curso.

En particular el Quindío vio crecer sus ventas foráneas del grano en un 37% en el segundo trimestre del año. La cifra, correspondiente con un volumen de 14 mil 283 toneladas del grano, resulta sin embargo el aporte más bajo del total regional, con una participación porcentual de 15,09%.

El índice logrado contrasta fuertemente con el comportamiento nacional de la industria, que en el periodo estudiado presentó una disminución anual del 3,5%, alcanzando un volumen de 1,7 millones de sacos de 60 kilogramos, aunque “para el primer semestre se registró un aumento anual en los envíos al exterior de 18,5% al acumular 4,2 millones de sacos”, explica el informe.

Pero además el repunte de la actividad coincidió con los buenos precios logrados en mercados internacionales, al llegar a un promedio de U$2,95 por libra y un crecimiento anual del 43,4%, hecho que se traduciría en un mejor ingreso para los productores.

De acuerdo con la información suministrada por el Dane, durante la primera mitad del año las ventas externas consolidadas del Eje Cafetero se incrementaron en forma anual un 10,6%, equivalentes a 94 mil 662 toneladas netas.
No obstante, el comportamiento de los tres entes territoriales presenta diferentes comportamientos; es así como, mientras Quindío aumentó sus ventas de café de manera ostensible, Risaralda registró la menor variación, del 3,2%, aunque su contribución represente más de la mitad del consolidado, con 47 mil 922 toneladas; a su vez, Caldas envió 32 mil 457 toneladas, para lograr un crecimiento del 13%.

El segundo trimestre del año no obstante, reportó una contracción del 25,9% en la producción nacional, al pasar de 2,2 millones a 1,7 millones de sacos, fenómeno originado por las consecuencias del invierno durante el segundo semestre de 2010, que habría afectado las floraciones y la consiguiente cosecha, ocho meses después, sin contar con los efectos de la presencia de roya.

Es así como “las comercializadoras de café sondeadas en Armenia, Manizales y Pereira manifestaron que como consecuencia del invierno de finales de 2010 que afectó las floraciones de los cafetales, el nivel de compras en 2011 fue inferior al del primer semestre del año anterior. Además, esperan que el volumen de la cosecha del segundo semestre, cuyos primeros granos se dan en septiembre, sea menor al de 2010”, revela los estudios.

La situación, sin embargo, terminó beneficiando a los productores, al gozar de un crecimiento en el precio promedio interno que llevó a la carga de café pergamino seco de 125 kilos a un valor en el mercado de $1,02 millones, correspondiente a un incremento del 46,4%.

Las no tradicionales se contrajeron
Mientras el Quindío consolidó en el primer semestre del año su lugar como foco de producción cafetera, perdió terreno en las exportaciones no tradicionales.
El BER señala cómo las ventas externas de este tipo de productos se contrajeron en un 30,3%, correspondiente a transacciones por U$5,3 millones y aportando al total exportado un 6%.

“Esta disminución tuvo su sustento principalmente en la contracción de las exportaciones de fabricación de productos textiles (-47,8%), situación fundamentada en los menores envíos a Estados Unidos y Venezuela. Vale la pena destacar que las ventas correspondientes a fabricación de prendas de vestir, preparado y teñido de pieles mostraron un avance anual de 32%, dirigidas en gran parte a Estados Unidos, México y Venezuela”, destaca.

En el ámbito regional, los tres departamentos incrementaron en 2,2% sus ventas de productos no tradicionales, lo que supone un alivio luego de atravesar descensos anuales en los primeros semestres de 2009 y 2010, sumando en 2011 U$260,5 millones por este concepto.

En este panorama, Caldas siguió siendo el principal exportador, al contabilizar U$155,2 millones, pese a haber perdido participación, con una reducción anual de 6,7% debido a la baja en las ventas de maquinaria y equipo —principalmente hacia Venezuela—, y de vehículos automotores, remolques y semirremolques, (con -46,5% y -54,4%, respectivamente), mientras los productos alimenticios y bebidas mostraron un avance anual de 19,4%. Por otra parte Risaralda logró facturar U$100 millones, y presentando el único incremento anual, del 23,5%.

El Quindío compró más
La balanza comercial del departamento se complementa con el aumento del 40,9% en las importaciones durante el primer semestre, aporte del que un 45,99% corresponde los rubros de fabricación de otros productos minerales no metálicos y elaboración de productos alimenticios y bebidas, ambos con incrementos anuales superiores al 50%.

En el ámbito regional se contabilizaron U$316,9 millones, con un aumento anual de 14,2%, que sin embargo fue el avance más bajo del país, e inclusive 27,3 puntos porcentuales inferiores al crecimiento nacional.

“Aunque las compras de la región cafetera a China y Estados Unidos presentaron incrementos de 36,8% y 15,5%, las disminuciones con México y Brasil, menguaron el efecto”, indica.

Por: Andrés Felipe Mejía Álvarez