6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Pliego de cargos contra miembros del INPEC en Calarcá

5 de septiembre de 2011
5 de septiembre de 2011

Se trata de los cabos José Arbey Quintero Castrillón y Jorge Hernán García Bermúdez y los dragoneantes José Enrique Molina Rojas, Jesús Antonio Ochoa González, Norberto Agudelo Ossa y Jorge Andrés Barrientos Giraldo.

La investigación se originó en un informe presentado por una funcionaria de la Defensoría del Pueblo y un representante de los internos del mencionado centro carcelario, según el cual uno de los detenidos en la Penitenciaría Nacional de Peñas Blancas, en el sector de aislamiento, falleció como resultado de las torturas infringidas por personal de la guardia y por no haber obtenido atención médica oportuna.

De acuerdo con las pruebas recaudadas por el Ministerio Público, el día de los hechos el interno habría roto un volante para cambio de patio, situación en la que intervino el cabo Quintero Castrillón, comandante de la compañía para ese momento, quien habría entrado en la celda del detenido y lo golpeó.

En ese sentido advierte la Procuraduría que al parecer los actos correctivos utilizados por el cabo se convirtieron en actos desproporcionados cuya finalidad era la de castigar ilícitamente.

Posteriormente se habría presentado un segundo episodio de violencia contra el mismo interno y durante el mismo día, en el que habrían participado los dragoneantes José Enrique Molina Rojas, Jesús Antonio Ochoa González y Norberto Agudelo Ossa.

Horas después el interno habría sido sacado esposado de su celda y conducido a la enfermería del penal para atender sus problemas de salud pero ante la ausencia del médico y de la enfermera no recibió atención y 50 minutos después habría sido regresado a su lugar de reclusión en una camilla, situación que fue conocida por el cabo Jorge Hernán García Bermúdez y el dragoneante Jorge Andrés Barrientos Giraldo.  Minutos después, el interno murió.

Las pruebas y testimonios señalan que el cabo García Bermúdez y el dragoneante Barrientos Giraldo habrían golpeado al interno durante su traslado a la enfermería.

El Ministerio Público señaló en el pliego de cargos que las acciones se configuran como “tortura porque al parecer cuando le propinó patadas en su dorso y caderas, le infringió dolosamente al interno un dolor y sufrimiento afectando sin justa causa la integridad y la autonomía del recluso (…)”.