2 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Piden al Gobierno medir de manera obligatoria los índices de pobreza cada año

26 de septiembre de 2011
26 de septiembre de 2011

Asimismo el Ejecutivo tendría que presentar un estudio y análisis de los resultados de la lucha contra la pobreza extrema que se hayan generado durante el año anterior a la entrada en vigencia de la presente ley, esto con el fin de determinar las acciones necesarias para intervenir las desviaciones respecto a las metas planteadas.

"Las mediciones deberán ser realizadas anualmente por el DANE, estableciendo indicadores homogéneos y comparables en el tiempo, y que sigan las recomendaciones de la comunidad académica", señaló Lizcano.

Otro de los objetivos del proyecto, es mejorar la provisión de servicios sociales del Estado optimizando los resultados en términos de reducción de la pobreza extrema, y ofreciendo una adecuada atención a la población desplazada.

"Los alcaldes de todo el país deberán presentar ante sus consejos municipales, cada dos años, estrategias para erradicar la pobreza. La propuesta incluirá normas que promocionen acciones de corto, mediano y largo plazo; mecanismos de fiscalización; recomendaciones para divulgar los programas de asistencia; principios de articulación y disposiciones para medir, vigilar y hacer seguimiento a los programas de lucha contra la pobreza", anotó el congresista.

Con este proyecto se busca focalizar la inversión social. "Hoy en día por ejemplo, el apoyo para la educación superior llega sólo a un 1,1 % de la población pobre y favorece un 45% de personas con recursos, lo cual demuestra que a pesar de que hay crecimiento económico y prosperidad, no llegan a la gente que realmente lo necesita", dijo Lizcano.

Los beneficiarios serán la población en extrema pobreza: población en nivel extremo de vulnerabilidad focalizada a través del SISBEN y la Población desplazada. Entre el 2003 y 2009 la tasa de pobreza medida por ingreso autónomo se redujo 4.7 puntos porcentuales, llegando a 45.5% de la población. La pobreza extrema pasó de 17% de la población a 16.4%.