13 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La Procuraduría deja al descubierto irregularidades en IPS que atienden a pacientes con cáncer

13 de septiembre de 2011
13 de septiembre de 2011

La citada actuación se originó en una queja interpuesta por una joven de 18 años, quien manifestó tener dudas acerca de la calidad del tratamiento que estaba recibiendo para un cáncer denominado “linfoma de Hogdkin”, ya que después de 10 sesiones de quimioterapia no se habían generado los efectos secundarios propios (tales como caída del cabello) y además no había evolucionado hacia la curación como se esperaba.

La procuradora delegada María Eugenia Carreño Gómez, una vez culminada la actuación preventiva evidenció que, a la fecha, el 90% de las 390 IPS que prestan servicios de quimioterapia a nivel nacional funcionan sin haber sido certificados por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA); incluso se estableció que en varios casos el INVIMA realizó las visitas y encontró que las IPS no cumplían requisitos, y si bien no les expidió certificación, tampoco aplicó la medida sanitaria de cierre temporal o definitivo como era su obligación en su condición de agencia sanitaria con funciones de inspección, vigilancia y control sobre dichos centros de quimioterapia, permitiendo que continuaran funcionando en condiciones fuera de la ley.

La alarmante situación genera riesgos inestimables a los miles de pacientes diagnosticados con cáncer que deben recibir tratamientos para esta enfermedad.

La Procuradora Delegada se pregunta por qué el INVIMA ha sido selectivo en la aplicación de las medidas sanitarias a las IPS que no cumplen con las exigencias legales, aplicando medidas sanitarias de cierre a algunas y permitiendo a otras continuar funcionando, y por qué las EPS, tanto del Régimen Contributivo como Subsidiado, han podido contratar  tratamientos de quimioterapia para sus afiliados, con centenares de IPS que no poseen una certificación del INVIMA.

El Ministerio de la Protección Social y la Superintendencia Nacional de Salud, con quienes se coordinaron las primeras acciones, ya tienen copia del informe final de actuación preventiva preparado por la procuradora Carreño Gómez en el cual, además de un completo análisis sobre la crítica situación, presenta recomendaciones tendientes a mejorar la calidad de los servicios médicos a los pacientes de cáncer en Colombia.