27 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una locomotora que se transformó en carreta

21 de septiembre de 2011
21 de septiembre de 2011

victor zuluaga

Por Víctor Zuluaga Gómez
[email protected]Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

Las carretas constituyeron los primeros vehículos de tracción animal que permitieron una cierta comodidad para aquellas personas que se desplazaban de un lugar a otro, en una época en la cual viajar en coche no se había pensado.
Decir entonces que una locomotora se ha convertido en carreta, literalmente significa que desde el punto de vista de celeridad en los desplazamientos o de cumplir un objetivo en menos tiempo, hay sin duda alguna un retroceso. Y a veces pienso que quienes hablan de locomotoras, a lo mejor creen que el término significa loco-motor(a). Algo así como un motor deschavetado, que no va a ninguna parte. Pero no, locomotora proviene del latín LOCUS (lugar) y MOTIVUS (provocar movimiento).
Pero no quiero referirme a la carreta como vehículo, sino a la “carreta”, entendida  como el discurso demagógico del señor Presidente cuando dice, por ejemplo, que se va a garantizar la atención de todas las enfermedades y al siguiente día aparece el señor Ministro de la Protección diciendo que son ciertas las declaraciones, sólo que habrá topes en cuanto a los dineros destinados para la atención de ciertas enfermedades. Y como aquella en la cual anuncia el Presidente que habrá una ampliación en lo tocante a las medicinas y a renglón seguido sale su Ministro a decir que eso es cierto, pero que los presupuestos tienen un límite.
Y punto aparte es la situación de las EPS que se encuentran endeudadas en enormes cantidades con la Red Hospitalaria y lo único que se propone es una intervención pero no una reforma de fondo que acabe con la ineficaz intermediación que ellas hacen de los recursos del Estado. Ya los colombianos pudimos apreciar cómo un colombiano con 68 años, inició una caminata desde Armenia hacia Bogotá con el fin de que sea atendido y se le suministren los medicamentos para el cáncer que padece. De otro lado, también pudimos observar cómo en un municipio de la Costa Atlántica, los pacientes son llevados a los centros hospitalarios en carretillas.
 En síntesis, como lo afirma Pedro Santana,  las medidas anunciadas por el ministro Mauricio Santa María son más de lo mismo: 2 billones de pesos nuevos para el sistema, unificación de planes de beneficios para niños y ancianos en el mes de diciembre de este año (sin que estos planes de beneficios respondan a los procedimientos, medicamentos adecuados y necesarios para garantizar el derecho fundamental de la salud), reducir el número de EPS sin eliminarlas, etc. Señor Presidente, ¿dónde quedan sus anuncios?, ¿Dónde queda la verdadera reforma al sistema de salud?
Es decir, ¿dónde está la locomotora de la salud? Todo indica que mientras no haya una reforma profunda que acabe con las empresas de la salud dedicadas hacer sus grandes negocios con las necesidades de los colombianos, tendremos que seguir oyendo la “carreta” del señor Presidente, sólo que con visos de “locomotora”.