9 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Filete de pez Pangasius

2 de septiembre de 2011

Y se transportó en uno de los 4.3 millones de buques que componen la flota pesquera mundial, utilizando una de las rutas marítimas del Pacífico, saliendo de Hanói y llegando de alguna intrincada forma a Cartagena, Colombia.

Esta historia tiene su razón de ser en el precio del paquete de filetes del Pangasius: cuesta la mitad del precio del filete de Tilapia. El valor del kilo de filete de Pangasius – etiquetado por la Importadora y Comercializadora Antillana de Cartagena/Mamonal y ofrecido al consumidor por Almacenes La 14 –  es de $9.950 y el más económico filete de Tilapia, etiquetado por  Pesquera La Sirena de Cali, es de $19.700. ¡Vaya acertijo! Diez mil kilómetros de viaje refrigerado y ese kilo llega a mitad de precio!

Ahí hay una mezcla de muchos factores. Las habilidades del pez, las habilidades de los acuicultores, las habilidades de procesamiento de los Vietnamitas, las políticas gubernamentales, el conocimiento del mercado internacional…. Las fuerzas oscuras, si las hay,  se las dejamos a otros analistas.

Hablemos del Pangasius hypohthalamus. Con cara y cabeza de tiburón, él puede respirar fuera del agua. Respira dentro del agua filtrando el oxígeno con las agallas y fuera del agua lo obtiene llenando su vejiga natatoria. Eso es competir holgadamente con la Tilapia (Oreochromis niloticus), que no puede hacer las dos cosas. En términos de costos de producción, lo anterior significa que el Pangasius es un pez mucho más eficiente para la acuicultura, donde los criadores deben controlar el nivel de oxígeno en el agua aplicando energía o por densidad de peces por metro cúbico. Mientras un metro cúbico de jaula, estanque o cerco puede contener hasta 300 kilos de Pangasius, de Tilapia puede con 8 a 35 kilos.
 
La reproducción también es un factor de ventaja. Una hembra de Pangasius, madura, alcanza en dos años 20 kilos de peso – los machos igual – y puede liberar 50 mil huevos por cada kilo en cuatro oportunidades durante una temporada de reproducción,  para ser fertilizados. Una hembra de Tilapia madura puede generar un huevo por cada gramo de peso, diríamos entonces de 300 a 800 huevos. En fin…. La tilapia es la reina en el Hemisferio Occidental y el Pangasius es el rey en el Asia. Son las dos especies que han demostrado ser las mejores para la acuicultura y no requieren ser alimentadas con proteína animal, con vegetales está bien.

La Tilapia llegada del África viene siendo investigada para la acuicultura desde 1950 y se han obtenido grandes logros. El Pangasius salió de la cría artesanal y casera de los asiáticos en 1990 y hay mucho por hacer en investigación antes de criarlos en nuestras granjas acuáticas, pues tienen manías como comerse a todos los demás peces. Puerto Rico es el país que va adelante hasta ahora con Pangasius.

Solo podemos hablar bien de los criadores de peces en cautiverio de todo el mundo, incluidos los colombianos, los chilenos, los brasileros, los chinos, los hindúes, los vietnamitas, los tailandeses, los de Myanmar. La acuicultura mundial, con datos del 2010, ya casi produce el 60%  que la disminuida pesca de captura marina y continental. Según el Informe bianual de Pesca y Acuicultura de la FAO, los registros de todo el mundo en cuanto a pesca, alcanzan 145.1 millones de toneladas. Son ochenta millones de captura marina y diez millones de captura continental, ríos y lagos y aguas continentales. Eso da 90 millones. Y en una arremetida maravillosa de creatividad, de ganas, de búsqueda de autonomía de cada hombre y mujer de los cincuenta millones vinculados a la actividad pesquera y de su industria y comercio, estamos rozando con las yemas de los dedos los 55 millones de toneladas.

Alimento de calidad. Sin una flota pesquera a gran escala que por un empleo en un barco ha de invertir entre 30 mil y trescientos mil dólares de capital. Sin consumir anualmente más de 30 millones de toneladas de petróleo. Sin requerir un millón de dólares para poder crear entre 5 y 30 empleos. Sin que la captura incidental en la pesca de camarón dé como resultado la muerte de 6 a 16 millones de toneladas de peces.
Con el Decreto 4909 del 2007 Colombia reaccionó de frente a su compromiso con la Pesca y la Acuicultura. En un arrebato casi de locura, en el 2003 se liquidó el Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura  – por razones de sostenibilidad Financiera de la Nación-  y lo que quedó después de la arremetida lo metió como cuña entre otras Instituciones gubernamentales.

Los biólogos marinos fueron  vaporizados, con el argumento de que Colombia no era tierra de capitales para competir con potencias pesqueras. Qué dirían los Vietnamitas, que hacen acuicultura hasta dentro de sus arrozales y produjeron 1.2 millones de toneladas de Pangasius en el año 2010, exportándolo entre otros países a Rusia, a  Europa  y también a Colombia ."Y el Reino de Myanmar que pasó de producir 7 mil toneladas de peces a 675 mil toneladas en menos de 20 años! Sin embargo,  nosotros ahí vamos. De las 170 mil toneladas de peces que tenemos en nuestros registros anuales de pesca, ya son 60 mil toneladas provenientes de la acuicultura.

Hoy da gusto que el Ministerio de Agricultura de Colombia tenga nuevamente una Dirección de Pesca y Acuicultura, que el Instituto Colombiano Agropecuario ICA tenga ahora una Subgerencia de Pesca y Acuicultura.  Que tengamos oficinas regionales en Buenaventura y Barranquilla, que tengamos una Cadena Productiva de Pesca y Acuicultura Que tengamos nodos de pesca distribuidos por todo el país. En la Mojana. En el Huila. Que en Bahía Málaga tengamos un Centro de Investigación produciendo alevinos de Pargo Lunarejo.

Que hagamos Foros Nacionales, Agendas y Planes. Sabemos que estamos en buenas manos para participar del concierto global.

Y ni más faltaba. Elsa, la chef que preparó el Pangasius por primera vez, es del Pacífico Colombiano, de Buenaventura. Ella es una narradora autóctona de su tierra y cada vez que ahora le preguntamos: “Elsa, de qué río sos vós?”, ella contesta  ilustrándonos con amplia sonrisa: “Yo soy del Río Yurumanguí”. Y comienza la historia de cómo consiguieron pescado aquel día.

Fuentes: FAO, Worldwatch Institute, Cuidar la Tierra –UICN,PNUMA,WWF, Globo Rural, The Economist .www.mundodelpezpangasius, www.ica.gov.co, www.minagricultura.gov.co

*Ingeniera Agónoma, Universidad Nacional de Colombia. Mestre, Universidade Federal da Bahía, Brasil. [email protected]