28 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Falcao García la «rompe» en España

22 de septiembre de 2011
22 de septiembre de 2011

El goleador nacido en Santa Marta fue protagonista del encuentro que se jugó en el estadio Vicente Calderón de Madrid.
Con estos dos goles, ya son seis las anotaciones que ha convertido el “Tigre” Falcao en cuatro partidos con el Atlético de Madrid. Cinco por la liga española y uno por la Liga de Europa.

La actuación del "killer" colombiano como lo denominaron los medios españoles pudo haber sido más destacada, pues a Falcao le anularon un gol injustamente y le dejaron de pitar un penalti que fue evidente.
Con la actuación de este miércoles, el samario empieza a justificar los 40 millones de euros que pagó el Atlético de Madrid para contratarlo.

El Atlético de Madrid festejó una nueva victoria, la segunda goleada consecutiva, con el colombiano Radamel Falcao con el papel de protagonista, con dos tantos más, en un duelo que reafirmó sus altas aspiraciones en esta temporada frente a un gris Sporting de Gijón, doblegado por la superioridad local (4-0).

La euforia se desató en el estadio Vicente Calderón con el segundo 4-0 a su favor en apenas tres días, con otra demostración de Falcao, que suma cinco goles en los dos últimos encuentros de Liga, y con la buena producción de juego y ocasiones de su equipo, que ya apunta hacia arriba, antes de visitar el próximo sábado el Camp Nou.

Las rotaciones transformaron una vez más el once del Atlético. Esa es la política de Gregorio Manzano en los primeros compases de la temporada. Sin el brasileño Diego Ribas, lesionado, dio otra vuelta a su alineación, contó con el turco Arda Turan en la media punta, dio descanso de inicio a José Antonio Reyes y Mario Suárez, devolvió al equipo titular al argentino Eduardo Salvio, al brasileño Paulo Assuncao y Koke, prescindió en la convocatoria de Tiago.

No notó tanto cambio el conjunto madrileño, subido en una ola de optimismo, de buen fútbol y de confianza con la pelota en su poder, sobre todo en el primer tiempo. No le tiembla el pulso al Atlético cuando debe asumir el mando del encuentro, por encima de la baja de cualquier jugador o del sistema diseñado sobre el terreno de juego.

Igual que el domingo con el Racing, el equipo local disfrutó con el balón. Siempre se sintió superior al Sporting, un rival intenso, generoso en su presión y que perdió fuerza con el dominio y las ocasiones del Atlético, preciso en el toque y profundo en el desmarque, en el primer tiempo, y contundente en la segunda parte.