27 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El tenor mexicano Ramón Vargas se robó el corazón de los colombianos en el Teatro Mayor

8 de septiembre de 2011
8 de septiembre de 2011

ramon vargas

Vargas se robó el corazón de los asistentes a este importante teatro, quienes se pudieron deleitar con las interpretaciones que hizo de obras del romanticismo y del repertorio clásico hispanoamericano; lo acompañó en esta oportunidad al piano la georgiana Mzia Bakhtouridze. El mexicano hace actualmente una gira por Latinoamérica y cantará para el cierre de temporada del 2011 en el MET de Nueva York, en la nueva producción de Don Giovanni de Mozart en la Scala de Milan y en la Opera Estatal de Viena, cuenta también con una invitación como solista estrella del tradicional concierto Christmas in Vienna – 2011.

La presentación en la capital de la república de un recital con acento nacionalista, como lo califica el crítico Fernando Toledo pudo mostrar la riqueza expresiva del Leader y su profundidad, el refinamiento implícito en su naturaleza que permitieron sus interpretaciones mucho más emotivas que las lecturas que suelen hacerse en otro tipo de galas líricas, de fragmentos de géneros que en aras de la espectacularidad suele admitir el ardid y el oficio, lo anterior para decir claramente que la presentación fue estelar y que un aforo casi completo del escenario cultural bogotano supo agradecer con sus aplausos y las gracias por la entrega de los dos artistas que dejaron un sabor de satisfacción y de tranquilidad entre los asistentes. El programa fue bastante amplio y costó de dos partes, en la primera interpretó obras de Liszt, Tchaikovsky y Rachmaninov, en la segunda se dejó escuchar interpretando a Montsalvatge, Salvador Montero, Villa-Lobos y Turina, hizo cambios al no presentar temas de Salvador Moreno sino un par de canciones del compositor mexicano Manuel María Ponce Cuéllar, expresando que quería presentarse más ampliamente ante un auditorio nuevo para él.

Este fin de semana, fue un gran banquete cultural en la sala del teatro Julio Mario Santo Domingo, pues el día jueves se presentó Fonseca en un concierto donde presentó lo mejor de su repertorio, el cual buscaba recaudar fondos para reconstruir la infraestructura de la Red de Escuelas Públicas de Mompox, Bolívar; el sábado en un ciclo de conciertos se presentó Peter Donohoe, reconocido como uno de los grandes pianistas del momento, de nacionalidad inglesa quién interpretó la Sonata No. 3 de Prokofiev, Années de Pélerinage Première année: Suisse de Liszt y Preludio Op 3 No. 2 y 13 Preludios Opus 32 de Rachmaninov y cerró la gran fiesta cultural el tenor mexicano Ramón Vargas, quién cuenta en su discografía versiones integrales de las óperas II barbiere di Siviglia, II turco in Italia, Maometo II, Tancredi y La Scala di seta, de Rossini.

En septiembre, TCM Spotlight  nos lleva de recorrido por los Intoxicantes 70

Bogotá, Septiembre 07. (RAM).Los lunes y viernes de septiembre, TCM Spotlight presentará Los intoxicantes 70, crónica de una década prodigiosa en la cual el director prevaleció sobre el productor y la industria se dedicó a promover películas personales y alejadas de cualquier convención.

En los años sesenta, el sistema de estudios era cosa del pasado; pero Hollywood no tenía ninguna pista sobre cuál podía ser el presente. En esa misma década un clima revolucionario recorría Norteamérica, sueños utópicos o violentos con el fondo atronador de Vietnam.

Ante la desorientación general y un par de éxitos de películas independientes que nadie jamás habría predicho, los jefes de los estudios le entregaron la voz de mando a un grupo de jóvenes cineastas que, influenciados por las nuevas olas cinematográficas europeas e impulsados por una nueva sensación de libertad, tomaron por asalto los estudios en los 70.

Tras el éxito de El Padrino (1972), producción que originalmente rondaba la “clase B” pero que Coppola llevó a la altura de una tragedia griega con una fastuosa puesta en escena, estaba todo dado para que una nueva generación forjara otra “era de oro” del cine norteamericano.

El movimiento fue bautizado New Hollywood y algunos de sus rasgos más potentes eran un estilo documental infiltrándose en géneros tradicionales como en la obra de William Friedkin; la narrativa hecha de referencias cinéfilas de Bogdanovich; el virtuosismo y la violencia de Scorsese y De Palma; la contracultura de Hal Ashby; el compromiso de Sidney Lumet y la lucha de Coppola por reinventar el cine en cada película.

El viaje terminaría abruptamente cuando este cine personal fuera finalmente abducido por el sistema que sus realizadores trataron de detonar. Con el correr de la década, el riesgo y la experimentación devinieron en exceso, autoindulgencia y fracasos. Paradójicamente, serían los blockbusters de compañeros de ruta como Spielberg o Lucas los que facilitaron que el negocio y la taquilla volvieran a ser las únicas palabras que se escucharan por Sunset Boulevard.

Por todo esto, nadie puede perderse esta selección de filmes que muestra el brillo y talento de algunos de los cineastas que, en la actualidad, son considerados grandes maestros del cine. Además, se emitirá el documental Una década bajo la influencia (A Decade Under the Influence) que indaga en la atmósfera de esta década irrepetible.