8 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Economía risaraldense ¿hacia donde va?

5 de septiembre de 2011
5 de septiembre de 2011

El estudio denominado “La economía de Risaralda después del café ¿Hacia donde va?, deja claro que el camino económico escogido en el departamento no ha sido el más adecuado y que esto se ve reflejado en las altas tasas de desocupación que hoy afectan la ciudad. “El claro vuelco de la economía del departamento hacia el comercio y los servicios, sugiere que desde hace varios años ya el departamento tiene una nueva vocación económica distinta a la que tradicionalmente se le identificaba. Sin embargo, el reemplazo del café por estos nuevos sectores genera preocupación, en tanto estos no generan el valor agregado que en su momento generó el café o que podría generar un sector como el manufacturero”, explica Cepeda Emiliani en el documento.

Agrega que es claro que gracias a los recursos generados en el pasado por el café, el departamento hoy con una buena infraestructura y buenos índices de capital humano, en comparación con otros departamentos, pero que así mismo se observa un deterioro reciente de la calidad de sus habitantes, evidenciado en las cifras de pobreza y desempleo.

Estructura
El PIB del departamento ha sido tradicionalmente uno de los aspectos a tener en cuenta en la historia económica de Risaralda, a partir de la segunda mitad del siglo XX, el departamento registró tasas de crecimiento de su PIB y PIB por habitante inferiores al promedio nacional. Su PIB ha representado, en promedio, el 1,8% del PIB nacional y el 6% del PIB de los Andes Occidentales.
Esta realidad estuvo enmarcada fundamentalmente a que la economía local pasó, en relativamente poco tiempo, de ser una economía fuertemente agrícola (principalmente por el café) a una basada principalmente en los servicios.

De hecho, mientras en el año 1960 el sector agropecuario representaba el 37,2% del PIB departamental, en 1975, representó el 15,5%.

“Si se compara el crecimiento anual del PIB de Risaralda y el del resto del país entre 1990 y 2007, se observa que entre 1985 y 1991 el crecimiento promedio del departamento fue de 6,7%

comparado con 4,3% para el resto del país. Pero entre 1995 y 2004, en cambio, el crecimiento de Risaralda fue de apenas 0,1% y el del país 1,5%”, señala el estudio, al tiempo que recalca que entre 1990 y 2005, el sector que más aportó al crecimiento del departamento fueron los servicios, con casi el 30 %, seguido del sector financiero, 16%, el transporte, 15 % y la construcción 12,5 %.
Ya en el periodo 2000-2009, el sector que más aportó fue el sector financiero, con 23 %. Le siguen la construcción, con 15,8 % y los servicios, con 15,3 %. En 2009, el sector financiero tuvo el mayor peso en el PIB, con casi 19%. Luego le sigue la industria y los servicios, ambos con aproximadamente el 13%. En ambos períodos el aporte del café no fue importante. En el primero fue incluso negativo, -2,21 %, aún cuando este sector representó el 8,6 % del PIB.

Remesas
Una de las facetas de la economía del departamento que más llama la atención, especialmente en los años recientes, son las remesas. Según el Censo General de 2005, Risaralda es el departamento que reporta el mayor porcentaje de personas en el exterior, 9,1%, le siguen Quindío con 7,2 % y Valle con 7 %, mientras que el promedio nacional es de 3%.

Dentro de Risaralda, los municipios que mayor número de migrantes en el exterior tienen son Dosquebradas con 11,2%, Pereira con 10,6% y Santa Rosa de Cabal con 9,2%. La importancia de las remesas dentro de la economía de Risaralda es indiscutible, al punto de que Risaralda es el departamento con mayores remesas per cápita. Cepeda Emiliani en el estudio señala que las remesas tienen un impacto significativo sobre el empleo, ya que el 18,3 % de los hogares de Amco recibe remesas y el 10 % de los ingresos totales de esos hogares vienen de las mismas.

decisiones
Finalmente señaló que un departamento como el nuestro se encuentran en un momento de decisiones importantes en el ámbito económico, ya que es necesario mirar más allá a nuevos sectores que generen un mayor valor agregado y redunden en una mayor calidad de vida para sus habitantes.

“El turismo, tanto de recreación como corporativo, es una actividad económica que presenta grandes oportunidades por la buena infraestructura y los parques naturales con que cuenta la región. En este sentido, los departamentos de Quindío, Caldas y Risaralda están haciendo esfuerzos para trabajar conjuntamente para generar planes de turismo que atraigan turistas nacionales e internacionales y poder ofrecerles paquetes turísticos que los lleven a los tres departamentos. Sin embargo, no hay aún estadísticas confiables acerca de los recursos por ellas”, aseguró.
 
De interés
El panorama presentado para el Departamento de Risaralda muestra que para generar cambios permanentes en la calidad de vida de una población son necesarias inversiones y políticas públicas sostenidas en el tiempo.
Muestra de esto son los altos índices de pobreza y desempleo debido al débil desempeño de la economía en años recientes. Por esta razón es más imperativo aún encontrar sectores alternativos, o volver más eficientes los existentes, para compensar esta disminución en el dinamismo económico de este departamento.

La cifra

El estudio señala que la pobreza y la indigencia serían mayores en un 5 % si los hogares dejaran de recibir remesas.