1 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Culminó el proceso de concertación de la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras

16 de septiembre de 2011
16 de septiembre de 2011

El texto concertado, establece los programas de reparación colectiva, así como las medidas de reparación individual aplicables a las comunidades indígenas y sus integrantes. De esta manera, el Gobierno Nacional garantiza que las víctimas del conflicto armado que hacen parte de estos colectivos, participen y propongan el modelo para implementar en cada pueblo los beneficios de la Ley 1448 de 2011.
 
El paso siguiente, será el proceso de consulta previa con las comunidades en el terreno. Allí cada líder expondrá la manera en que serán aplicados los beneficios de la Ley de Víctimas, cómo serán implementados los componentes y las medidas de reparación y asistencia, siempre con un enfoque diferencial desde la visión y desde las necesidades de las comunidades indígenas.
 
Miguel Samper, director de Justicia Transicional, del Ministerio de Justicia y del Derecho, destacó la participación y la altura de la discusión de los delegados de la Mesa Nacional de Concertación, quienes enriquecieron este proceso con sus propuestas. Así, por ejemplo, se acordó crear una institucionalidad especial para los pueblos.
 
“El éxito de este proceso, que nunca antes se había realizado con las comunidades y pueblos indígenas, se basó en el diálogo fluido y el respeto por parte de los líderes y los delegados del Gobierno Nacional. Entre los acuerdos, se convino que, dentro de la nueva institucionalidad que crea la Ley de Víctimas, se cree también una institucionalidad especial para los pueblos indígenas y las comunidades étnicas”, manifestó el funcionario.
 
Asimismo, medidas de satisfacción como la construcción de la Memoria Histórica, serán implementadas a partir de la cosmovisión de cada pueblo.
 
Frente a lo que fue esta concertación, el Secretario General de la Onic, Luis Fernando Arias, sostuvo que esta fue una experiencia en la que todos aprendieron, tanto indígenas como Gobierno Nacional.
 
“Para las víctimas indígenas esta fue una experiencia muy importante. Ojalá el Gobierno mantenga esta decisión de adelantar este tipo de debate y trabajo. Fue un debate respetuoso, con criterios y argumentos de parte y parte. El propósito siempre fue encontrar salidas negociadas. Y eso ayudó a que hoy hayamos amanecido con un Decreto-Ley conciliado”, señaló Arias.