4 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

12 días duró en una casa cuerpo de pensionado asesinado en Anserma

14 de septiembre de 2011
14 de septiembre de 2011

El pensionado, de 72 años, vivía solo y según su hija gozaba de muy buena salud. Es más, agrega que él se compró una bicicleta todoterreno para hacer deporte diariamente. La historia del homicidio la comenta la misma señora. Asegura que hace unos días a su padre le llegó un familiar para acompañarlo. El visitante fue con José Pompilio a cobrar la pensión, indican allegados y vecinos del sector.

Narran: "varios días después el familiar manifestó su deseo de volver a donde su madre en Pereira y Pompilio le regaló 20 mil pesos para el pasaje y hasta lo acompañó al terminal de transporte de Anserma, y él siguió para el centro de la localidad a realizar unas diligencias". Eso ocurrió el 1 de septiembre.

La sorpresa para el pensionado fue en la tarde de ese mismo día. Al retornar a su vivienda se encontró con que su familiar se devolvió y le manifestó el deseo de quedarse un día más, según el relato. La hija del señor tiene la hipótesis que el familiar se levantó en la noche y apuñaló a Pompilio para robarle la pensión y luego escapó. Las autoridades buscan al sujeto.

Dolor

Además del dinero de la pensión, el individuo se llevó la bicicleta y otras pertenencias. El cuerpo sin vida estuvo 12 días en la casa de Los Sauces. La hija de Pompilio, que lo llamaba a diario por celular, sintió angustia al notar que él no le contestaba. Por eso, le pidió el favor a un vecino de que verificara dónde estaba su padre.

El vecino se asomó por una ventana y descubrió el cuerpo sin vida de Pompilio, en un charco de sangre, con heridas de arma blanca. Avisó a las autoridades, que realizaron el levantamiento del cadáver.

Su hija, en medio del dolor, pidió todo el peso de la ley para el asesino de su padre. Ella concluyó: "ojalá le causen el mismo dolor que debió sufrir mi padre, el entierro se realizó en el cementerio San Nicolás de Anserma, ya que por el estado de descomposición del cadáver no fue posible velarlo.