1 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La piedra angular de Portugal

17 de agosto de 2011
17 de agosto de 2011

El patrón de la zaga lusa tiene gran parte de culpa de que su selección todavía no haya ido a recoger el balón del fondo de su portería después de 480 minutos sobre los terrenos de juego de Colombia 2011 (los 120 últimos contra Argentina). “Tenemos un equipo solidario, sólido y con una voluntad a toda prueba”, explicó Nuno Reis a FIFA.com después de que Portugal sellase su pasaporte a semifinales. “Gracias a nuestro espíritu de equipo y a nuestra amistad, hemos plantado cara a Argentina y en ningún momento hemos bajado los brazos”.
Sin embargo, los portugueses tenían pie y medio en el avión de vuelta cuando, en la tanda de penales, Argentina iba ganando por 3-1. Aun así, nada que pudiese desanimar al capitán luso, quien, desde el círculo central, corrió un par de veces hacia el punto fatídico para reconfortar a sus dos colegas que fallaron, Danilo y Roderick. “En ese tipo de situaciones es cuando un capitán debe desempeñar su papel”, comentó el central nacido en Murten (Suiza), quien pidió ejecutar el primer lanzamiento de la tanda (y lo convirtió). “Cuando mis compañeros fallaron su tiro, no quería que se viniesen abajo. Tenía que decirles que todavía no estaba acabado; que tal vez habría un momento para llorar, pero que ese momento todavía no había llegado”.

Cada uno a lo suyo
Y el milagro se produjo. Argentina se desmoronó y Portugal recuperó su desventaja, con la inestimable ayuda de un inspiradísimo Mika. Y por cierto, el guardameta portugués no tuvo que irse muy lejos para encontrar la inspiración… “Antes de la tanda, le dije que los encargados de lanzar haríamos nuestro trabajo, y que confiaba en él para que cumpliese con el suyo”, reveló el defensa del Círculo de Brujas. “No me cabía en la cabeza que hubiésemos llegado hasta allí para nada. Seguía manteniendo de veras la esperanza”.
Eso sí, aunque frente a la Albiceleste les sonriese la suerte, Nuno Reis espera no tener que volver a llegar a ese extremo en el futuro. Y para eso, hará falta que mejore el rendimiento ofensivo de una Selecção das Quinas que, si bien es cierto que no ha recibido ningún gol, también lo es que únicamente ha marcado tres; y uno de ellos de penal. “Estamos jugando muy bien, pero seguimos teniendo el mismo problema: no vemos puerta”, lamentó este producto de la cantera del Sporting de Lisboa. “Y en algún momento, esa circunstancia se acabará volviendo en nuestra contra. Tenemos que evitar llegar hasta ese punto en partidos que somos capaces de ganar. Hay que trabajar para meter más goles, sin perder nuestra solidez en defensa. Progresar en ataque es un objetivo de todo el equipo, no solamente de los delanteros”.

El primer objetivo, cumplido
Nuno Reis ya está poniendo su granito de arena. Frente a Argentina, de hecho, las ocasiones más claras salieron de sus aperturas en largo. Hasta en cuatro ocasiones, sus pases al hueco sorprendieron a la defensa argentina, aunque luego los delanteros no remataron la faena. ¿Es acaso una jugada que ensaye en los entrenamientos? No especialmente. “Hay que intentar jugar con inteligencia”, explicó el zaguero. “Hay cosas que hemos preparado en los entrenamientos después de estudiar al rival, y hay otras que te salen instintivamente, en función del desarrollo del partido. En este caso, nos adaptamos a las circunstancias, a la vista de que sus defensas centrales jugaban muy adelantados para anticiparse a los pases destinados a nuestros centrocampistas”.
Portugal no estuvo a la altura en cuanto a pegada, pero su perseverancia acabó dando fruto. “Sinceramente, no teníamos un objetivo claro respecto a alcanzar un puesto o una ronda concreta, pero sabíamos que, si jugábamos a nuestro mejor nivel, seríamos difíciles de batir. Nuestro objetivo consistía simplemente en conseguir desplegar nuestro mejor fútbol”, concluyó Nuno Reis a unas horas de enfrentarse a Francia en semifinales. “Todavía no hemos alcanzado la perfección, pero el objetivo inicial se ha cumplido. Como es lógico, una vez que te ves en semifinales, no puedes aspirar a otra cosa que no sea el título. Va a estar complicado, pero nuestro equipo es capaz de conseguirlo. Ya con lo que hemos hecho podemos estar orgullosos de nosotros mismos y, personalmente, estoy orgulloso de ser el capitán de esta selección”.
Un sentimiento que, sin duda, ya es recíproco a día de hoy, y que será más intenso todavía si Nuno Reis levantase el trofeo el próximo 20 de agosto.