6 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En Armenia, el POT se está convirtiendo en otra norma de papel

29 de agosto de 2011
29 de agosto de 2011

Son varias las denuncias de la comunidad que muestran como la anarquía se ha apoderado de la ciudad, un ejemplo de esto es como se establecen casinos en sitios no permitidos por el POT, pero los funcionarios de la administración parecen indolentes, empezando por el alcalde de Armenia, Gilberto López, que en su discurso de posesión aseveró que pondría el orden en el uso del espacio público y del cumplimiento de las normas y hasta el momento no se ha visto acción alguna.
“Es así como se ve que cierran más fácil una caseta que vende gaseosa y mecato, que un casino que viola varias de las directrices del POT, que es una de las normas orgullo de la ciudad”, afirma la ciudadanía consultada por este medio de comunicación.

Y es en este tipo de casos, siendo consecuente con el discurso del nuevo burgomaestre, donde el primer mandatario municipal debe intervenir.

Sobre qué pasa con la falta de acatamiento de la normatividad, y en especial con lo que tanto se dijo de que no se permitirían nuevos casinos a no ser que presentarán un plan de implantación, el director del departamento administrativo de Planeación, Fernando Arias dijo que la norma urbanística del POT es clara en el sentido de qué debe funcionar y qué no en un sector.
“En el tema de los casinos quedó claro que los que tenían preexistencia podrían seguir funcionando, y para los nuevos solamente se permitirían en hoteles de 5 estrellas o en centros comerciales o grandes superficies comerciales”.

De acuerdo con lo anterior dijo que tanto el casino en La Calle Real, como el que se abrió hace un par de semanas en la calle 21 entre carreras 15 y 16 fueron reportados al despacho correspondiente. “Planeación no tiene facultades policivas, por eso se informó completamente el asunto a la secretaría de Gobierno, autoridad policiva a cargo de la aplicación de la ley 232”.

El funcionario aseveró que en diferentes momentos ha averiguado el desarrollo de los procesos, “y es verdad, uno se desanima, porque desafortunadamente la viveza de algunos representantes legales u abogados que toman a cargo la defensa de estos intereses, alargan los procesos de una manera que a cualquier ciudadano que no está metido en el tema del derecho le parece insólito”.

Resaltó que conoce que se han interpuesto hasta tutelas en el caso del casino de La Calle Real, “ante nosotros nos han presentado unos recursos de reposición contra las respuestas que se han dado de la no permisibilidad del uso, con teorías muy traídas de la cabeza, las que por fortuna no han surtido a favor del demandante”.

Exaltó que lo que esperan es que con el nuevo manual de convivencia nacional, se solucionen un poco de cosas que actualmente se hacen imposibles de cumplir “por los diferentes obstáculos que se presentan jurídicamente dentro de lo que se denomina constitucionalmente el debido proceso, allí se encuban situaciones que a veces hacen injustificable una demora para aplicar una norma que aparentemente está tan clara y tan sucinta que no merecería sino la voluntad política de la autoridad, pero desafortunadamente los escollos que ponen los abogados deben manejarse en ese nivel jurídico y ahí tenemos una talanquera para que se presenten este tipo de cosas”.