10 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Capturado en Anserma presunto homicida de empresario quindiano

29 de agosto de 2011
29 de agosto de 2011

El sujeto de 51 años de edad y nacido en Córdoba, fue condenado a 192 meses —16 años— de prisión por el juez de ejecución de penas y medidas de seguridad de Armenia, que de la mano con la fiscalía y personal de la  Seccional de Investigación Criminal, Sijín, realizaron un trabajo arduo de investigación en varios municipios del norte del Valle y Caldas, donde finalmente fue capturado.

“Fue encontrado en una finca de la vereda Betania del municipio de Anserma en Caldas, gracias a una labor técnica y a la colaboración de una fuente que sabía de los pasos de este delincuente y posteriormente esto le permitió a los hombres de la Sijín trasladarse hasta el sitio donde se encontraba alias Yanín”, aseveró el teniente coronel Luis Enrique Roa Merchán, comandante de la Policía Quindío.

Afirmó que en lo corrido de este año se han registrado 133 capturas por homicidios que se han perpetuado en el departamento. “Fue un importante logro y este sujeto no sólo está procesado por homicidio, sino también por secuestro extorsivo en la modalidad de tentativa y porte ilegal de armas de fuego de uso privativo de las fuerzas militares, en la medida que fue integrante del extinto frente 50 de las Farc”, recalcó el comandante de Policía.

Los hechos

Jaime Alonso Botero Gómez, de 44 años de edad era hermano del conocido comerciante Iván Botero Gómez y fue asesinado el viernes 23 de junio del 2000 en Armenia.

Botero fue agredido por un hombre que lo abordó en el vehículo poco después de salir con su esposa del restaurante Las Antorchas que estaba ubicado en la calle 22N con carrera 14 diagonal a la Cruz Roja.
Aunque la víctima fue desplazada a un centro asistencial, murió poco después de haber ingresado al sitio por la gravedad de sus lesiones.

Inicialmente y de acuerdo con versiones extraoficiales no descartaron que se tratara de un intento de secuestro, ya que personas allegadas a la familia Botero Gómez afirmaron que los hermanos habían acordado no pagar rescate en caso de que alguno de ellos fuera secuestrado, teniendo en cuenta que su patrimonio hacía parte de trabajo realizado por más de 30 años de dedicación.