18 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Vicepresidente preocupado por asesinatos de indígenas en Antioquia

14 de julio de 2011
14 de julio de 2011

“Es una situación muy grave. A nuestros indígenas los están masacrando y por eso es necesario llamar la atención de las instituciones del Estado, de las autoridades locales y regionales, de la sociedad y de la comunidad internacional sobre la dramática situación que padecen los pueblos indígenas, especialmente en el departamento de Antioquia”, dijo el Vicepresidente.

Por ello, convocó el próximo 12 de agosto a un Diálogo Social en Medellín con los líderes de los 5 pueblos indígenas que hacen parte de la OIA y para el cual, anunció, invitará a representantes de los Ministerios del Interior, Defensa y Agricultura, al Gobernador de Antioquia, a los alcaldes de zonas con mayoría indígena, a la Fiscalía, la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo, Acción Social y a los Comandantes Militares y de Policía del departamento, así como al sector empresarial.

El Vicepresidente denunció que además de los asesinatos, las comunidades indígenas se enfrentan al reclutamiento de jóvenes por parte de la guerrilla y las bandas criminales y a la disputa de sus territorios por parte de estos dos grupos ilegales, que quieren apoderarse de las tierras para la siembra de coca y la minería ilegal.

La idea del Diálogo Social es que los pueblos indígenas expongan sus preocupaciones ante las autoridades nacionales, locales y regionales para procurar soluciones a través del fortalecimiento de la institucionalidad y la cooperación de la comunidad internacional, y que este Diálogo se convierta en escenario permanente en el departamento.

De otra parte, los líderes de la OIA le entregaron al Vicepresidente un documento en el cual relacionan los asesinatos de sus integrantes desde el año 2009 y en el que le exigen al Gobierno construir de manera concertada con este Organización un programa y medidas de protección inmediatas para sus líderes, las autoridades amenazadas y los desplazados por los actores armados; resguardar el derecho a establecer sus propias autoridades y gobierno y a los entes de control adelantar las investigaciones para dar con los responsables de los asesinatos.