20 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

«Orden y actitud»: Natalia Gaitán

2 de julio de 2011
2 de julio de 2011

https://mail.google.com/mail/?ui=2&ik=5effa3b3cd&view=att&th=130e928d389099c0&attid=0.6&disp=inline&realattid=f_gpm32acr5&zw

Dos años después, esta generación de cafeteras, de nuevo lideradas por Gaitán, asombró al mundo en Alemania en la cita mundial sub-20.

¿Cómo se consigue una progresión tan impresionante en tan poco tiempo? “Con mucha disciplina. Desde chiquitas hay un grupo de unas seis jugadoras que venimos desde la sub-17 y en ese proceso ha habido mucho trabajo con un gran apoyo de la federación. Eso ha sido clave para que ahora estemos acá y que tengamos estos lindos retos por delante”, explica Natalia a FIFA.com.

Acá, es de nuevo Alemania. Pero esta vez, se trata de la Copa Mundial Femenina de la FIFA. Un reto mayor y en un grupo tremendamente exigente. Colombia cayó derrotada por 1-0 en su debut ante Suecia el martes 28 de junio. “Desafortunadamente nos hicieron un gol en una jugada por la banda izquierda pero creo que jugamos bien. Somos un equipo muy ordenado tácticamente, tenemos que defender mucho nuestro orden. Creo que por momentos logramos hacer bien nuestro fútbol, a pesar de que estuvimos muy presionadas, conseguimos mantenerlas muy lejos de nuestro arco la mayor parte del tiempo”, analiza la defensora que tuvo dos intervenciones providenciales en el arranque del encuentro salvado sobre la línea de gol dos remates suecos. “La verdad es que afortunadamente alcancé a llegar, ya Sandra (ndlr: arquera colombiana) me lo agradeció en el camerino”, dice con una risa.

A pesar del tropiezo, Natalia aún hace una lectura positiva del partido: “Ya nos sacamos los nervios del partido inaugural. Y plantamos cara, ahora espero que podamos sumar en los partidos contra EEUU y la RDP de Corea”.

Sí, así de complicadas son las citas que les quedan por delante en este Grupo C. Este sábado se verán con las norteamericanas en Sinsheim, unas rivales que Natalia conoce bien. Ella lleva dos años viviendo en Ohio (EEUU), estudiando en la Universidad de Toledo, y compitiendo en la liga universitaria. “Tienen jugadoras muy rápidas, como Abby Wambach que es una de las mejores del mundo. Pero nuestro técnico las ha estudiado muy bien y nuestra intención es sumar puntos en estos dos últimos partidos”, analiza.
Adaptándose a las circunstancias

La diferencia física de ambas plantillas es importante y se hizo notar también en el partido ante las suecas, más altas y más fuertes, por eso, Ricardo Rozo, entrenador colombiano tiene clara cuál debe ser la estrategia. “Hemos buscado un estilo que se adapte a nuestras características. Tenemos que jugar a ras de piso, apoyándonos en la colectividad del juego, moviendo bien el balón, en pases cortos y con velocidad”, dice el estratega.

“Desde que salimos de Colombia sabemos de ese déficit respecto a nuestras adversarias en este grupo. Pero como no podemos cambiar nuestra condición física, tenemos que buscar otras fórmulas”, corrobora la capitana. “Estuvimos bastante bien en defensa ahora creo que nos hace falta crear más oportunidades, y ser eficaces para concretar”, añade.

“El entrenador siempre dice que el orden y la actitud nunca las podemos perder. Y eso tratamos. Yo creo que cada vez que salimos a la cancha la gente se da cuenta de que cada balón lo peleamos. Hasta el último minuto corremos cada acción”, continúa destacando el esfuerzo y orgullo que siente de vestir la camiseta nacional.

Vivir lejos de la familia, acostumbrarse a un nuevo idioma, a un estilo de vida diferente e independiente ha ayudado a esta jugadora a madurar y a saber asumir aún mejor sus responsabilidad. La experiencia le ha dado tablas para manejar mejor su rol de capitana. Se nota incluso en su forma de hablar, pausada, reflexiva y dulce. “Personalmente me gustaría ser catalogada entre las mejores defensas del mundial. Pero el objetivo principal y único es el colectivo, que Colombia pase a la siguiente ronda”, dice con su permanente sonrisa y el gesto calmado.

El fútbol cambió su vida y ella, con sus compañeras, quiere cambiar la historia del fútbol femenino en Colombia: “La esperanza sigue ahí, intacta, y hasta el último minuto de partido contra Corea vamos a luchar. Este año queremos repetir, como el año pasado”.