16 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Por «peticiones indecorosas» renunció gerente de la Empresa de Energía de Pereira

7 de julio de 2011
7 de julio de 2011

Wolff Cuartas dijo al referirse a su salida de la gerencia que “tengo la certeza que después de casi dos años y medio de estar al frente de la empresa no fui inferior ni a mi responsabilidad ni a la confianza depositada, ni las expectativas de los miembros de la junta directiva y de sus accionistas ni a mi compromiso con la ciudad".

Señaló que entrega una entidad con utilidades para la vigencia del 2010 de 9.016 millones de pesos, con una facturación de 13.500 millones de pesos, con un porcentaje de perdida del 15% "y con una paz laboral envidiable al igual que la imagen, transparencia y cumplimiento, características reconocidas por la ciudadanía pereirana en general".

La renuncia
Aclaró que se le pidió la renuncia protocolaria para facilitar el ingreso del nuevo socio dentro de las negociaciones que se están adelantando para la entrada del nuevo accionista, "pero conociendo todos los antecedentes y en especial las circunstancias de estos dos últimos meses donde se ejerció más presión, presenté mi renuncia motivada”.
Expresó además que Alberto Ríos Velilla fue quien le exigió la renuncia.

El manejo
“Cuando entré a la Empresa de Energía de Pereira sabía que el manejo lo tenía el socio privado, pero la situación era distinta a lo que es hoy en día en cuanto a la situación de control y la situación con los bancos. Sin embargo hubo situaciones en que por el mismo conocimiento que se tienen del sector público y el cuidado que se debe tener para no ir en contra de la ley, me abstuve de hacer muchas cosas”, manifestó la señora Wolff Cuartas.

La presión
Dijo que durante los dos últimos meses se desbordó el manejo y el trato que tuvieron hacia la hoy exgerente, pues aseguró  que “para que el accionista esté a gusto se debe estar enredado con la ley”.

"En el momento que se suscita el tema de las inversiones allí no se ha incumplido por parte de la Empresa de Energía ya que siempre se ha ceñido a lo establecido por la ley, incluso La Superintendencia de Sociedades se manifestó diciendo que la representante legal, en este caso la gerente, tenía las facultades para realizar este tipo de inversiones". Reveló que durante las seis visitas efectuadas por los organismos de control del Estado, no se hallaron situaciones anómalas en la entidad.

Según la saliente gerente de la empresa de Energía de Pereira, el Grupo Nule no tuvo ninguna injerencia no control sobre esta entidad prestadora del servicio de energía.

La alcaldía
La Alcaldía de Pereira, no apoyó la renuncia de Adriana Wolff Cuartas, argumentando que no era el momento ni la forma para darse esta renuncia, razón por la cual el alcalde de Pereira votó en contra de esta decisión.

La inversión
Wolff Cuartas dijo en la rueda de prensa citada para aclarar su situación que “la Empresa de Energía de Pereira en cuanto inversión tecnológica no requiere muchos recursos, si bien existen redes bastante viejas en el centro de la ciudad, la empresa se encuentra trabajando en esto pero la expansión se hace dependiendo de la dirección de la ciudad”.

El Municipio
Por su parte dijo que el municipio de Pereira siempre será el dueño del 51% de las acciones de la Empresa de Energía, pero el manejo corre por cuenta del socio privado de esta entidad. “En ningún momento se ha puesto en riesgo la inversión que ha hecho el municipio”, aseguró Wolff.

El mensaje
“A los representantes legales se les debe respetar, al igual que a los organismos de control, es por eso que la mayor molestia que tuvieron los accionistas privados fue el permitir la entrada de la Contraloría Municipal para efectuar la rendición de cuentas por parte de la empresa”, aseguró.

Comunicado de La Promotora

Con motivo de la renuncia presentada por la doctora Adriana Maria Wolf Cuartas, a la Gerencia de la Empresa de Energía de Pereira S.A. E.S.P. el día de ayer, 5 de julio del presente año, y teniendo en cuenta las denuncias por ella hechas, La Promotora, como Instituto descentralizado del municipio de Pereira desea hacer de conocimiento público su apreciación frente a los hechos:

1. Que el doctor Israel Londoño, Alcalde de Pereira y el doctor César Arango, votaron negativamente a la aceptación de renuncia de la gerente, Adriana Wolf, en la junta directiva del día 5 de julio del presente año.

2. Que ni el municipio de Pereira, ni La Promotora, tenían conocimiento de las mencionadas acusaciones, inscritas en su renuncia y públicamente presentadas a través de un medio local, por la doctora Wolf Cuartas.

3. En razón de los ítems anteriores y al tenor del texto publicado en internet, La Promotora y el municipio de Pereira esperan que sus declaraciones sean sustentadas ante las autoridades pertinentes y se dé curso legal a la denuncia por ella presentada.

4. La Promotora de Pereira y la Alcaldía de la ciudad lamentan  el retiro de la profesional Adriana Wolf Cuartas, quien desempeño un buen papel al frente de la  gerencia de la Empresa de Energía, y le insta para que acuda a las instancias pertinentes en pro de la claridad total y  se  inicien las investigaciones respectivas.

5. Por su parte La Promotora y la Alcaldía de Pereira pondrán en conocimiento de la Superintendencia de Sociedades y la Contraloría Municipal las declaraciones presentadas por la gerente saliente.

6. También reiteran La Promotora y la Alcaldía de Pereira, el no haber tenido previo conocimiento, ni la junta directiva fue enterada de las presuntas presiones y actuaciones de los socios de Enertolima a la gerente.

7. Además, las declaraciones y el comunicado de Enertolima no fue mencionado o sometido a discusión, ni mucho menos aprobado el día 5 de julio del presente año, el  cual fue presentado en nombre de la junta directiva, por lo cual los representantes del municipio en cabeza de la Alcaldía y La Promotora, con asiento en esta, no lo aprueban como tal.

Texto de la carta de renuncia de la exgerente de la Empresa de Energía de Pereira

"Cuando participé en la selección de unas personas que, de conformidad con el acuerdo de accionistas, pudieran ser presentadas a consideración del señor alcalde de la ciudad para que de allí este escogiera el gerente de la Empresa de Energía de Pereira S.A ESP, lo hice con absoluta convicción, primero que podía aportarle a ésta mis conocimientos, mi experiencia administrativa, mi buen juicio y sobre todo, mi probada transparencia administrativa y segundo que podía prestarle un nuevo servicio a mi ciudad desde una posición que ya había desempeñado en el pasado.

Tengo la certeza, después de casi dos años y medio de estar al frente de la empresa, de no haber sido inferior a mi responsabilidad, ni a la confianza depositada en mi, ni a mi compromiso con la ciudad, ni a las expectativas de los miembros de la junta directiva y de sus accionistas. Entrego una empresa con una utilidad para la vigencia del 2010 de 9.016 millones, con una facturación de 13.500 millones, con un porcentaje de pérdida del 15%; con una paz laboral envidiable, con una imagen de seriedad, transparencia y cumplimiento reconocida por la ciudadanía en general.

Todo esto a pesar que me he tenido que dedicar gran parte de mi tiempo, de mi atención y de mi capacidad de trabajo a explicar y aclarar, ante las distintas entidades de vigilancia y control del Estado, ante los medio de comunicación y ante los órganos de control político, situaciones unas que son completamente ajenas a la empresa y que generaron algunos accionistas, y otras que se produjeron antes de mi vinculación a la empresa, pero que ante la opinión pública han aparecido ligadas a ellas y por tanto me ha correspondido explicar, o asumir su defensa en el segundo caso. Roles estos que, por supuesto, he asumido con la mayor responsabilidad, con toda dedicación y con la más absoluta lealtad, sin que esto quiera decir que en algún momento haya desvirtuado la verdad o acomodado la información.

Le puedo decir a mi ciudad y a todos los pereiranos, con la cara en alto y la conciencia tranquila, que he actuado con la más absoluta transparencia y honradez en el manejo de la empresa como corresponde a mis principios y a mi larga trayectoria profesional, y que he defendido el patrimonio de la ciudad, y por eso prefiero ahora dejar el cargo antes de ceder a las presiones indecorosas de algunos accionistas de la empresa. El pasado 9 de junio el doctor Alberto Ríos Velilla me pidió, como favor personal, la renuncia como gesto de garantía y de seguridad para el nuevo comprador, en el eventual proceso de venta de la empresa, renuncia que en ese mismo día entregué al señor Ríos de manera protocolaria y sin motivación alguna. Sin embargo, las verdaderas razones que se escondían detrás de esta solicitud eran la molestia de esta persona, del gerente de la electrificadora del Tolima y miembro de la junta directiva de la empresa y de algunos asesores suyos por no acceder a sus solicitudes y pretensiones.

En días pasados se me pidió que firmara un contrato por una cifra de 300 millones de pesos con un objeto que nada tenía que ver con las necesidades de la empresa y que además generaba dudas y ambigüedades en su propósito. El 8 de junio, un día antes de solicitarme la renuncia, se me pidió, en forma reiterada, que modificara los términos de la oferta mercantil para el suministro de energía del mercado regulado para la ciudad para los años 2013 y 2014, con el propósito de subsanar una deficiencia insalvable que tenía la oferta mercantil presentada por Enertolima y que incumplía la cláusula novena de dicha oferta respecto de la póliza de garantía que se debió presentar y que no presentó conforme a lo ofertado. Y para completar se me constriñó para que en vez de la póliza aceptara una fianza que además fue entregada fuera del tiempo establecido.

Como si esto fuera poco, se me insinuó hacer un prepago en la compra de energía a Enertolima, empresa accionista nuestra, lo que significaría desconocer el control de advertencia de la Contraloría Municipal sobre los contratos suscritos con Enertolima, teniendo en cuenta la situación actual de sus accionistas (grupo Nule y Kapital Energy), que resultó de la auditoria especial realizada a los estados contables del 2010.

Como me he negado una y otra vez a firmar estos contratos y aceptar estas y otras presiones del socio que por acuerdo de accionistas tiene el manejo de la empresa, y es evidente que me he vuelto un obstáculo para hacer efectivas sus pretensiones de esquilmar la empresa o hacer negocios que van en detrimento de su patrimonio o que perjudican sus resultados económicos, se me ha pedido la renuncia, renuncia que presento con gusto antes que actuar en contra de mi conciencia y principios, y en detrimento de los intereses de la empresa y de la ciudad".