22 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Multinacionales mantienen interés en la Industria Licorera de Caldas

12 de julio de 2011
12 de julio de 2011

El interés por adquirir la licorera de Antioquia surgió en las pasadas elecciones regionales cuando terminaba su período Anibal Gaviria, pero al llegar Luis Alfredo Ramos, se descartó dicho negocio. En ese momento, SAB Miller, propietaria de Bavaria, visitó plantas como la de la Industria Licorera de Caldas, mientras se comentaba sobre el posible interés de Diageo o Pernod Ricard.

El gobernador de Cundinamarca, Andrés González, considera que “todas las alianzas, especialmente con empresas de alta calidad, son afortunadas para los entes territoriales. Según la normatividad, sería perfectamente legal”.

Las directivas de Diageo estiman que el contrabando es un gran problema para ellos ya que se afectan las estrategias de marca y de mercadeo, pues se alteran los planes que se han implementado para cada producto en las diferentes regiones.

Como ejemplo citó el caso del whisky Johnnie Walker, que perdió su liderazgo en Colombia a causa de la ilegalidad, lo que perjudicó a la multinacional.

Las licoreras departamentales se han esforzado para llevar el aguardiente a segmentos más altos de la población.

De acuerdo con la Asociación Colombiana de Empresas Licoreras (ACIL), hay un repunte de más del 50% en las ventas de este producto, entre los años 2007 y 2010.

Como resultado, tras caer el consumo de aguardiente a mediados de la década pasada, hay un repunte en el volumen vendido de más de 50 por ciento entre el 2007 y el año pasado, según la Asociación Colombiana de Empresas Licoreras (Acil).

En Diageo consideran que para las marcas regionales habría aún más potencial con un acceso a estructuras de distribución globales consolidadas, lo que le garantizará a los departamentos mayores ingresos.

Éxito en Antioquia

El gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, destaca que la fábrica de su departamento tiene el 55% del mercado de aguardientes y rones, deja alrededor de 300 mil millone de pesos al año por excedentes industriales y más de 450 mil millones por impuesto al consumo. Sus ventas crecen más del 12%.

Varias licoreras mantienen ganancias

Las ventas de la Industria Licorera de Caldas decrecieron en un 44%, en el 2010, y las exportaciones disminuyeron en un 7%. Las ventas de la destilería durante la pasada temporada decembrina cayeron en un 13,7% en relación con el año 2009, indicó el contralor departamental, Carlos Manuel Llano Álzate.

A pesar de esta situación, la empresa ganó 24 mil 887,8 millones de pesos. La del Valle logró utilidades por 6.777,9 millones de pesos, y la de Cundinamarca, por 5.217,1 millones.

En la Costa solo queda la licorera de Bolívar, ya en liquidación, y ha tenido que pagar a sus pensionados con cajas de ron. Muchas otras cerraron y contrataron maquilas, como la de Nariño, que sigue con su marca y le maquilan en Caldas. Algunas siguen sustentando que el problema viene desde el afianzamiento de la apertura económica, que invadió el mercado con todo tipo de licores, así como al incremento del contrabando y una competencia de precios desigual con las empresas multinacionales