18 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Contraloría denuncia múltiples casos de evasión en los aportes a la salud

11 de julio de 2011
11 de julio de 2011

Se refirió a otras formas de defraudar el sistema y dijo que no son pocos los casos donde personas empleadas y con capacidad de afiliarse al sistema contributivo siguen en el SISBEN. También profesionales de altos honorarios se afilian como si devengaran un salario mínimo.

Al intervenir ante la Corte Constitucional, en la audiencia pública de rendición de cuentas sobre la problemática del sector salud (sentencia T-760), la Contralora señaló varias posibles conductas irregulares que deben verificarse, mitigarse o sancionarse, como:

*La indeterminación del Plan de Beneficios y la persistencia de la llamada “zona gris”.

*La doble afiliación de usuarios.

*El desvío de recursos en gastos no directamente relacionados con la prestación de servicios de salud sobre usuarios concretos.

*El desvío de recursos hacia inversiones que no forman parte ni del objeto o finalidad de la prestación de servicios de salud, ni del objeto social de las EPS.

*El sobreprecio en los recobros por medicamentos, por insumos y por procedimientos.

*Recobros NO POS inexistentes.

*Los cobros injustificados o liquidaciones incosistentes para el pago de incapacidades y de licencias de maternidad.

*Un inadecuado sistema de recaudo de cotizaciones que estimulen la evasión y la elusión.

*El desvío de recursos destinados a la Promoción y Prevención.

Según la Contraloría, “La ocurrencia de cualquiera de las conductas anteriores generaría una utilidad ilegítima, pues ello implicaría que no se hizo efectivamente el gasto y que, eventualmente, para defraudar los recursos públicos se acudió a maniobras contables y financieras, a inversiones no autorizadas por la Ley y a sobreprecios para obtener mayores compensaciones y utilidades”.

En su intervención en esta audiencia pública, la Contralora General de la República se refirió a temas como la actualización del Plan de Beneficios y del POS, las bases de datos del Sistema General de Seguridad Social en Salud, los recobros, la operatividad del sistema, el costo de la administración del FOSYGA, la vigilancia y control del Sistema de Salud, la integración vertical y la normatividad.

La Contraloría General de la República no evidencia la actualización integral del Plan de Beneficios de Salud ni por parte del Ministerio de Protección Social ni de la Comisión de Regulación en Salud (CRES), razón por la cual se genera la llamada “zona gris”, que induce a error al mantener en el limbo lo que está y no está incluido en el POS por parte de las EPS.

Tal situación genera barreras de acceso, negación del servicio e incremento de tutelas y denuncias.

Por otra parte, para el ente de control, “las EPS, al tener el control de las bases de datos de afiliados y cotizantes, sin que medie control alguno por parte ni del Ministerio de Protección Social ni de la Superintendencia Nacional de Salud, han venido manipulando, de manera sistemática, la información para su beneficio, a través de procesos de compensación y recobros”.

“La lista de afiliados al sistema, de usuarios de las EPS, realmente hoy en la práctica es hoy un monopolio de los particulares que prestan el servicio. Es muy importante que las autoridades competentes, el gobierno nacional y la Superintendencia en particular, adopten medidas para que el Estado, toda vez que este es un bien público, pueda tener acceso directo a esta información, obviamente con las limitaciones del Habeas Data”, dijo en su intervención la Contralora Sandra Morelli Rico.

Consideró indispensable también que “se cree una comisión, con cargo al gobierno, para establecer un real sistema de costeo, que establezca realmente cuánto vale la salud, cuánto vale efectivamente el medicamento, cuáles son las distintas ofertas en el mercado real y no en el mercado manipulado”.

Respecto a la integración vertical, la Contralora consideró que ésta es una forma de desconocimiento de los imperativos de la libre empresa y se mostró partidaria de que se haga “una reflexión real y material de la conveniencia para el Sistema General de Salud de este tipo de prácticas”.