23 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Comisión de Paz del Senado prende alarmas por posible excarcelación de victimarios del conflicto

7 de julio de 2011
7 de julio de 2011

El presidente de esta corporación, Roy Barreras, aseguró que es urgente reformar dicha ley, teniendo en cuenta que después de su aprobación sólo se han efectuado cuatro condenas.

“Si no se reforma a fondo la Ley de Justicia y Paz, van a salir a la calle miles de victimarios que no han dicho toda la verdad porque se les van a vencer los términos… Si queremos que haya desmovilizaciones masivas, se debe reformar para que pueda recibir nuevos postulantes”, dijo el congresista.

Por su parte, el representante a la Cámara del Polo Democrático, Iván Cepeda, aseguró que la Ley de Justicia y Paz tiene fallas en su operación. “Presenta fallas de carácter estructural y su sistema carece de los recursos y operadores judiciales, para garantizar que aquellos que se han sometido a esta Ley, puedan aportar los elementos de verdad y reparación necesarios”.

El senador Roy Barreras explicó que la Reforma a la Ley de Justicia y Paz debe hacerse con o sin el apoyo del Gobierno Nacional.
El pronunciamiento lo hizo el presidente de la Comisión, senador Roy Barreras (Partido de la U) quien expresó su preocupación por el próximo vencimiento de términos de la norma, y sin que se conozca toda la verdad de lo ocurrido en el conflicto reciente con los grupos paramilitares.

En la cuarta audiencia sobre el tema, el legislador dijo que es necesario llamar la atención de todas las instituciones, incluyendo al Gobierno, "de la urgencia de construir en esta legislatura un nuevo marco legal para la paz y que comience con una reforma a fondo de la Ley vigente de Justicia y Paz".

El senador identificó tres problemas y tres cambios que requiere la actual norma.

"El primer problema es el de la vigencia de la ley. Si no se reforma a fondo, van a salir a la calle en los próximos meses miles de victimarios, porque se vencerán los términos de sus casos. Y no han dicho toda la verdad de lo sucedido en el conflicto", añadió.

Reveló que de los postulados a la ley de justicia y paz, tres mil, sólo hay un poco más de 400 en proceso de imputación y tan solo 4 condenados. "Las versiones libres pueden tardar 3 años más y para entonces vencerán todos los términos. Si no se reforma la ley saldrán a la calle todos, menos esos cuatro, sin sentencia y sin haber dicho toda la verdad", añadió.

El segundo problema es que la actual norma de justicia y paz no permite el ingreso de nuevos postulantes o aspirantes a recibir los beneficios de esta ley. "Si queremos que haya nuevas desmovilizaciones masivas también hay que reformarla", dijo.

Y el tercer problema, dijo Barreras, es que hay mucha improvisación de buena fe por parte de instituciones, como la Iglesia Católica, que invita a las Farc a que presente su propuesta política y se presente a las elecciones. "Eso es imposible sin una reforma política. Otros invitan al diálogo a las organizaciones mafiosas. Eso no solo es imposible, sino inadecuado; para ellos lo único que vale es que se sometan a la justicia penal ordinaria. No sigamos improvisando, con la paz hay que ser justos y serios", declaró.

Barreras habló de las tres reformas-eje de la Ley de Justicia y Paz que comienzan a perfilarse en ese nuevo marco legal para la paz.

La primera reforma es la vigencia de la ley de justicia y paz; la segunda es la apertura e ingreso de nuevos postulantes; y la tercera corresponde a la rápida monetización de los bienes incautados. "Hoy, tan sólo un bien se ha podido vender y monetizar", dijo.

Reiteró que la pregunta fundamental es ¿a quién se le va a ofrecer justicia transicional?, ¿a las guerrillas, a los paramilitares, a los militares encartados judicialmente, a esos 'bacrim', a todos, o a ninguno? Esa es la decisión que hay que tomar", añadió.

Finalmente reconoció, como lo hizo la fiscal de justicia y paz Beatriz Silva, durante la audiencia donde estuvo presente Oficina de Prensa del Senado, que "el país no conoce todo el horror de las versiones libres adelantadas con los victimarios, el terror y la crueldad a la que sometieron a miles de víctimas. No puede haber más terror y crueldad y para lograrlo hay que desmovilizar a todos los violentos y se requiere de un marco legal nuevo. Sin este, no se podrá hacer un proceso serio de paz", puntualizó.