22 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Área aprobada de construcción en tres primeros meses creció 180,5%

23 de junio de 2011
23 de junio de 2011

Así lo revela el Boletín Económico Regional, BER, que presentó el Banco de la República y en el que se precisa como la extraordinaria variación se debe al repunte de las solicitudes de metros para destinos diferentes a vivienda, que en los tres primeros meses del año alcanzó la cifra del 608,3%, al pasar de seis mil 547 metros cuadrados en el mismo periodo de 2010 a 46 mil 370 metros cuadrados en la presente vigencia.

Aunque el informe no precisa en que proyectos se consigna este patrón, sí indica que dicho dinamismo se adjudicaría al desarrollo de iniciativas de carácter comercial, por lo que es de suponer que allí podrían haberse incluido proyectos como Unicentro, Calima y Mocawa Plaza.

Entre tanto el área destinada para vivienda pasó de 31 mil 078 m2 a 59 mil 182 m2, con un nada despreciable incremento del 90,4%.

Estas cifras lograron que el departamento liderara el comportamiento del Eje Cafetero, con aumentos mayores que los otros dos departamentos de la región. En segundo lugar se encuentra Risaralda, que en general creció en este aspecto 132,4%, con una variación del 85% en vivienda y del 380,2% en otros destinos. Cerrando el registro aparece Caldas, que aumentó un 55,3% representado en 64% más área aprobada para vivienda y 6,1% para otros destinos.

De esta manera “la actividad constructora en el Eje Cafetero entre enero y marzo exhibió un crecimiento anual de 120,3% en el área aprobada, propiciado por el avance en vivienda de 79,8% y otros destinos de 332,2%”, ilustra el documento.

De manera complementaria el informe destaca el aumento el despacho de cemento gris en el departamento del 23,9%, lo que también lo situó en el primer lugar del ranking. En su orden lo siguen Caldas, con una variación del 16,2%, y Risaralda, que reportó un decrecimiento del -11,5%.

No obstante el BER presenta un dato que resulta interesante al contrastarse con los ya mencionados, y es que a pesar de lo que podría interpretarse como un ‘boom’ de la construcción, el Quindío es el de menor participación en el total de cemento despachado, con un 16,36%, frente al 32,82% de Risaralda y el 50,82% de Caldas.

Y es que no es lo mismo presentar una cifra semejante proviniendo de un año fuerte en la actividad que uno tan quieto como 2010, en el que la variación global fue de 14,8%.

Por: Andrés Felipe Mejía Álvarez