17 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Policía Nacional propina golpes estructurales al terrorismo en menos de 24 horas

4 de junio de 2011
4 de junio de 2011

Inicialmente, efectivos adscritos a la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DIJIN), realizaron una diligencia de registro y allanamiento a un inmueble ubicado en el barrio La Aurora de Bogotá, donde fueron detenidos William Rodríguez Rojas y Yolanda Martínez Motta, partícipes y protagonistas del atentado con carro bomba ocurrido a las 5 y 30 de la mañana del 12 de Agosto de 2010 frente a las instalaciones de Caracol Radio, donde 18 personas resultaron heridas, 424 viviendas afectadas y 124 locales comerciales averiados como consecuencia de la explosión.

Es así como luego de la administración de fuentes humanas, labores técnicas de inteligencia y la actuación de agentes encubiertos, la DIJIN logró identificar e individualizar a alias “William” y alias “Yolis” como los responsables de obtener y transportar el material explosivo utilizado en el atentado, y de entregarlo a los encargados de cargar el vehículo y acondicionarlo para el acto terrorista.

Gracias al cumplimiento de las tareas asignadas en el comité de Policía Judicial designado para el esclarecimiento de estos hechos, la Policía Nacional aportó pruebas que condujeron a la Fiscalía a solicitar las órdenes de captura que finalmente fueron expedidas por el Juzgado 22 Penal Municipal con funciones de control de garantías, por los delitos de homicidio agravado en tentativa, terrorismo, concierto para delinquir, así como tráfico y porte de explosivos.

Durante la diligencia que culminó con la captura de estas dos personas, el Grupo Antiterrorista de la DIJIN (GRATE), se incautó de seis teléfonos celulares, material de intendencia y mecanismos de disparo y activación de cinco fusiles Galil y una ametralladora M-60 tipo comando.

En una acción simultánea realizada por unidades especializadas de inteligencia en la ciudad de Cúcuta, fueron detenidos Luis Alberto Castaño Estrada, alias “El Mono Einer”, radio-operador del Comando Central del ELN, y Nafer Miguel Julio Julio, alias “Evert”, cabecilla del frente José Antonio Galán de esa organización terrorista.
La Operación “Fortuna” tuvo como epicentro una vivienda localizada en el barrio Latino de la capital nortesantandereana, la cual servía como refugio y como centro de recuperación de los delincuentes que resultaban heridos en enfrentamiento, ya fuera con autoridades colombianas o venezolanas.

Precisamente, la Policía Nacional estableció que la presión ejercida por los organismos de seguridad del vecino país obligó a estos dos cabecillas a desplazarse hasta ese inmueble, donde fueron sorprendidos con dos computadores portátiles, 3 memorias USB, 3 discos duros externos, 5 teléfonos celulares, 2 SIM CARD, una cámara fotográfica y documentos de interés que ya están siendo analizados por la inteligencia policial.

Alias “El Mono Einer”, con 48 años de edad y más de 22 en la guerrilla, se desempeñaba como jefe de comunicaciones y sistemas del Comando Conjunto Central, convirtiéndose en hombre cercano y persona de confianza de alias “Gabino”, “Antonio García”, “Pablo Beltrán” y “Ramiro Vargas”. Adicionalmente, Luis Alberto Castaño Estrada era el director y responsable de la emisora “Antorcha Estéreo” del ELN en Norte de Santander, al tiempo que se constituía en un experto para la encriptación de mensajes radiales, logrando así una comunicación segura entre los miembros del COCE.

Alias “Evert” por su parte, natural de Cáceres (Antioquia), con más de 25 años en las filas del terrorismo y a quien le falta la falange de su índice derecho, era el cabecilla principal del frente José Antonio Galán que delinque en el nordeste antioqueño. Nafer Miguel Julio era el encargado de coordinar alianzas con las bandas criminales para la producción y comercialización de base de coca, con un movimiento aproximado de hasta 5 toneladas mensuales. Simultáneamente, es señalado como responsable del 90 por ciento de las extorsiones al sector minero en los municipios de Remedios y Segovia.

Al momento de ser capturados, ambos cabecillas (quienes serán trasladados al departamento de Antioquia para que respondan por concierto para delinquir, terrorismo y rebelión), presentaron documentos falsos de identificación, uno de ellos acreditando una supuesta ciudadanía venezolana.