22 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Perder es ganar un poco

12 de junio de 2011

Creo que el escenario propicio para hacer un análisis de ganar para perder o perder para ganar, puede ser la ciudad de Bogotá,  en la cual se está presentando desde hace ya varios meses una polémica dentro del Partido Verde. Uno de los aspectos que más me motivó a continuar en la militancia del Partido Verde fue la claridad con la cual se expresaron en su momento los llamados Tres Tenores cuando hicimos una reunión en el Hotel Soratama y por esos días se discutía la consulta para elegir el candidato del Partido para las elecciones presidenciales. Recuerdo bien que todos coincidían en que representaban estratos sociales y posiciones políticas diversas, pero que se trataba de aunar esfuerzos, de unir voluntades para trabajar por un proyecto representado por el programa del Partido Verde. El doctor Mokus ganó la consulta y pude presenciar cómo Lucho Garzón y Enrique Peñalosa subían a la tarima a acompañar a Mokus, a corear consignas o cogerse de la mano y hacer la ola….

Y, cosa curiosa, cuando en su momento Antanas le envió el mensaje al doctor Uribe de que él también le podía cuidar los “huevitos”, no produjo la reacción que sí hubo cuando Uribe habló de su intención de votar por Peñalosa. Porque en este caso creo que es absurdo que Enrique Peñalosa vaya a salir a la plaza a decir quiénes pueden votar y quiénes no.

Pero ya como están las circunstancias en Bogotá, Mokus ha planteado abiertamente que si Peñalosa hace un acuerdo con la “U”, no acompaña a éste en su campaña. Aquí es donde  vale la pena reflexionar un poco más profundo porque la posición de Mokus en el fondo es “Perder es ganar un poco”, es decir, si no se hace coalición con la “U”, no se llega a la Alcaldía pero se ganaría en credibilidad, en principios, en transparencia. Pero, siguiendo a Alejandro Gaviria, si Pañalosa hace coalición con la “U”, la cuestión se plantearía de la siguiente manera “Ganar es perder un poco”, porque en efecto se podría decir que “el fin justifica los medios” y eso despertaría sospechas y prevenciones debido a las características del aliado.

Pienso yo que si las distintas fuerzas democráticas como el Partido Comunista, el Moir, la Alianza Democrática, hubiesen continuado con su política de fundamentalismo islámico, no hubieran podido llegar a la Alcaldía de Bogotá y hacer las importantes obras que se hicieron en la capital.

Pienso también que los Partidos lo componen personas buenas, regulares y malas, y hablo de todos los Partidos, incluyendo en Partido Verde. Por eso no entendía cómo el senador Robledo decía que el Polo estaba “blindado” contra la corrupción.

El día que se encuentre la vacuna para la corrupción, ese día pasaremos a un nivel superior del humano. Mientras tanto, habrá que seguir luchando en forma permanente por corregir, prevenir, rectificar, que es la condición apenas humana.  Eso de que aquí estamos los buenos y allá los malos, “Quien se sienta libre de culpa que tire la primera piedra”, para terminar con un texto bíblico.