22 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los bolardos de Pereira no tienen dueño

12 de junio de 2011
12 de junio de 2011

Estos postes de casi medio metro de alto también tienen como función la recuperación del espacio público  que en ocasiones es tomado por terceros.

Seguridad

 

Los bolardos también son para la seguridad y  en ocasiones pueden salvar la vida de los ciudadanos al impedir el paso de un vehículo en caso de accidente.

 

Qué tristeza que estas obras hayan  sido abandonadas por completo en esta administración municipal que no se ha preocupado por hacer las intervenciones respectivas para que cumplan su función.

 

La comunidad pereirana se queja de esta problemática, ya que está siendo afectada puesto que varias personas  han sufrido accidentes y caídas debido al mal estado de los bolardos.

Este medio de comunicación al observar el inconformismo de la ciudadanía y el total abandono

de estas obras, se dio a la tarea de preguntar qué pasaba con ellas, pues al parecer no tienen dueño ni responsable, y fue así como en Megabús, la Secretaría de Planeación Municipal y en Control Físico respondieron que la cartera responsable de estos arreglos es la Secretaría de Infraestructura.

 

Es cierto que los bolardos estuvieron incluidos en las obras que hizo Megabús en la adecuación de la ciudad hace algunos años, pero luego de concluidas el mantenimiento  de estos no corresponde a la empresa.

Ernesto Castaño Eastman, director operativo de Control Físico, afirmó que “esas obras  de mantenimiento corresponden a la Secretaría de Infraestructura, pues allá es donde tienen los materiales, los obreros y las herramientas para llevarlas a cabo”.
  
Paisaje urbano

Entre otras cosas, estos bolardos abandonados también causan un mal aspecto de la ciudad, afectando al paisaje urbano, principalmente a lo largo de la carrera octava donde están los más deteriorados.

Definitivamente los visitantes que llegan a Pereira se llevan una muy mala imagen y al mal estado de los bolardos se suman las afectaciones en las vías, los habitantes de calle y  la ocupación del espacio público. Ante este escenario la ciudadanía hace un llamado a la Secretaría de Infraestructura para que se acuerde de la existencia de los bolardos que en este momento requieren de toda la atención y cuya reparación y mantenimiento son responsabilidad absoluta de la entida