16 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los bambucos de Guillermo González Ospina

5 de junio de 2011
5 de junio de 2011

El historiador, que también es oriundo de la llamada Abuela de Caldas,  ha rescatado las preciosas letras de dos de los tres bambucos escritos en octavas por el bardo ansermeño (1913-1962) a los que puso música el canta-autor manzanareño Fabio Ospina López, fundador del Trío Caldas, en remotos tiempos de bohemia en la tierra del buen sabor, entre los 50 y los 60.

Vamos primero con  esta queja de amor titulada gráficamente “La Espina”:

Quedó en mi alma clavada/ con dolor, con pena y llanto/ una espina de quebranto/ que me lanzó tu mirada.

Pero tu boca adorada/ rosa de ensueño y quimera/ me ofreció la primavera / y me curó la punzada.

Tus manos lirios de estío/ el adiós de alma indecisa/ con su ternura sumisa/ embellecieron mi estío.

Dios te bendiga bien mío/ por tu miel, por el murmullo/ de tu voz y por tu arrullo/ que encendió mi desvarío.

Y por la profunda herida/ que hiciste en mi corazón/ yo te concedo perdón/ aunque se me va la vida.

Tú serás mi bien querido/ yo soñaré ser tu dueño/ y estarás sobre mi ensueño/ como una estrella encendida.
 

El turno es ahora para “Te estoy queriendo”, con letra y música del mismo binomio González-Ospina:

Te fui queriendo, queriendo/ sin saber cómo  ni cuándo/  mientras tú vas ignorando/ la pasión que estoy sintiendo.

A tu ventana gimiendo/ le he contado mis querellas/ y  hasta las mismas estrellas/ callan lo que estoy sufriendo.

Yo sólo sé que te quiero/porque te quiero querer/ sin importar ni saber

si me quieres, yo te quiero.

Mi amor te quiso primero/ con tal ardor sin medida/ que me ha quedado una herida/ esperando lo que espero.

Mi amor avanza, que avanza/ sin realizar sus empeños/ y se marchitan sus sueños/añorando su añoranza.

Sólo interrogar alcanza/ cuál amor es más dolor/ si la espera de tu amor

o el amor de mi esperanza.

El tercero de los bambucos que Ospina, el de Manzanares,  le musicalizó a González, de Anserma,  se tituló “Luz Marina del mundo”, un sentido homenaje poético dedicado a la única colombiana que ha conquistado el título de Miss Universo. El grupo recopilador espera rescatar los versos dirigidos a la reina de larga duración para sumarlos a la producción del vate desaparecido en el terremoto del 30 de julio de 1962.  

Para nadie es un secreto que el poeta era bambuquero de tiempo completo. Cuando concibió su ópera prima (el electrizante  Feria de Manizales) luchó en vano para que se grabara con música terrígena, pero pudo más la visión de Oscar Hoyos Botero, el creador del evento anual, que le hizo poner los exitosos compases del pasodoble español, tarea que cumplió al pie de la letra el español Juan Mari Asins, líder de la Banda El Empastre.

La apostilla: Si ciudades españolas como Madrid, Granada y Valencia mantienen siempre vigente su gratitud con Agustín Lara, el inspirado bardo mejicano que les cantó a distancia, antes de conocerlas, ¿cuál es el motivo para que Manizales no rinda homenaje de vez en cuando a la memoria de Guillermo González Ospina, el poeta de su Feria?