18 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Locomotora agroalimentaria está varada

25 de junio de 2011

Queda comprobado que el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, no dispone de programas de producción con acopio de alimentos para las épocas de crisis.
Es importante revisar el funcionamiento de las Cadenas de alimentos y las Alianzas estratégicas, mecanismos prácticos para lograr un buen engranaje de productividad con calidad y competitividad, programas a los cuales los gobiernos anteriores le  invirtieron miles de millones de pesos sin que se vean mayores resultados.
La locomotora agroalimentaria está agotando sus últimas reservas, en pocos días como consecuencia de la ola invernal que está terminando, nos veremos en calzas prietas para conseguir los productos de primera necesidad que empiezan a escasear en el mercado. Para nadie es un secreto que los gobiernos de todo el mundo se están preparando  y cerrando las exportaciones, con el fin de hacerle frente a la muy posible crisis alimentaria que se avecina como consecuencia de catástrofes imprevistas originadas en el cambio climático que según analistas será por tiempo indefinido.   
Sería conveniente, se hiciera un estudio más juicioso y técnico sobre este tema, porque, de acuerdo a los comportamientos de los productos primarios en el mercado interno y los precios de  los rubros de la  oferta y la demanda, estos no corresponden a los anunciados por los expertos y analistas. Es decir, se refleja más escasez que abundancia y los precios se están disparando. Si no le salimos adelante a este problema vendrá la época de escases total que afectará mayormente las áreas urbanas, con las consecuentes olas de especulación y acaparamiento.
Si no queremos sufrir las consecuentes orgías de abusos de precios, prácticas corruptas de algunos comerciantes inescrupulosos, hay que proceder a establecer mecanismos de contingencia con incentivos de almacenamiento. Ya vemos como algunos productores empiezan a hacer su agosto con los cantos de sirena de falsas abundancias pregonadas por sus respectivos Representantes Legales.
Somos un País que por su ubicación, variedad de climas y experiencia en agricultura, estamos envidiados por el mundo entero. Son varias las misiones Europeas y de Asia, que semanalmente nos visitan en busca desesperada de productos del sector agropecuario. Lamentablemente, no estamos organizados para dar una respuesta positiva a todas estas demandas. En el año 2010, fueron más de treinta las convocatorias hechas por Proexport, con el fin de presentar compradores internacionales, infortunadamente, hasta la fecha ninguna ha tenido resultados positivos, consecuencia del incipiente manejo que le hemos  dado al sector agropecuario en toda su historia. Son miles los millones de pesos invertidos en programas de toda índole y los resultados aún no se ven. Lo poco que se ha logrado es por iniciativa de la empresa privada, mas no por acción del Gobierno.  
Esperamos que con esta ola invernal que está por terminar y la difícil situación que estamos padeciendo, aprendamos la lección y logremos encausar el Sector Agropecuario por el camino real que se merece, es decir, colocando siempre en línea directa, el recurso humano frente a los procesos de desarrollo.
Considero que el campesino del siglo XXl está plenamente preparado para ser el gestor directo de sus propias acciones y propósitos. No necesita de padrinos, ni de intermediarios. En síntesis, hay que acercar más el Estado al Campesino, eliminando tantas barreras de intermediación. El DRE, Desarrollo Rural con Equidad, que reemplaza al vergonzoso Agro, Ingreso Seguro, AIS, tiene en uno de sus apartes estos mismos propósitos, permitiendo que los grandes productores patrocinen a los pequeños y medianos, con el fin de lograr mayores créditos y beneficios. No olvidemos que este fue detonante y el boquete de la vergüenza por donde se esfumaron miles de millones de pesos que tiene encartados a buen número de ex funcionarios del Min agricultura y empresarios particulares tramposos.
Al Sector Agropecuario hay que ponerle más cerebro, más acción y menos discursos.
 
[email protected]
[email protected]