18 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Llega a Caldas la discusión sobre el Código General del Proceso

3 de junio de 2011
3 de junio de 2011

A las 8:00 de la mañana se espera la visita del Viceministro de Justicia, Pablo Felipe Robledo, en el Aula Máxima de la Universidad de Manizales. El funcionario explicará los principales puntos de la reforma presentada por el Gobierno Nacional. Junto con congresistas de la Comisión Primera de la Cámara de Representantes escucharán inquietudes de la academia, la Rama Judicial caldense y la ciudadanía. También estarán integrantes del Instituto Colombiano de Derecho Procesal.

El Ministerio ha destacado como principales puntos la proposición de procesos por audiencias, en las que predomine la oralidad; también, “que los procesos duren apenas lo razonable, sin que ello afecte las garantías constitucionales y legales”. Uno de los objetivos, por ejemplo, es que no transcurra más de un año para el fallo de primera instancia y hasta seis meses para la sentencia de segunda instancia.

 

Mirada local

Augusto Morales Valencia, Presidente del Tribunal Administrativo de Caldas, indica que propuestas como estas las han esperado desde que se aprobó la Constitución de 1991. “Antes había normas procesales muy formalistas”, recuerda. “Resalto que se proponen instrumentos judiciales más adecuados a las exigencias actuales mediante la instauración de un proceso oral”.

También destaca el uso predominante de la tecnología. “Nos estamos poniendo a tono con mecanismos como el expediente electrónico, para que la justicia no solo esté más próxima al ciudadano, sino que sea más eficaz”.

La Representante liberal Adriana Franco, integrante de la Comisión Primera, informó que el proyecto ya pasó un debate, y que se espera que sea aprobado en su totalidad este año. “Esperamos que para la próxima legislatura llegue socializado, para lo que se ha hecho un trabajo intenso con las universidades y las otras ramas del poder público”.

Morales Valencia también espera, por último, que la magnitud de las pretensiones vaya a la par con la asignación de más despachos judiciales y del personal suficiente para que la congestión sea cosa del pasado.