14 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Falta de síndéresis y respeto

22 de junio de 2011
22 de junio de 2011

No hay manera de decirles no y cancelan toda suerte de compromisos con el objeto de asumir como siempre la posición de vasallos. La marca que les acredita la sumisión ante los poderosos es notoria en la frente.

Los neo-conquistadores no tienen nada de altruistas ni vienen para amplificar nuestras bondades. Son mercachifles desesperados ante la avalancha de la competencia en busca de nuevos auditorios. La avanzada mercantilista exprime las arcas de algunas empresitas y al pobrísimo erario que no se resigna a llenarles los bolsillos. Nada por supuesto es gratis.

Todo cuesta y mucho.

En medio de ignorancia supina y atrabiliaria actitud el señor Francisco Santos, comandante de la invasión mediática, asumió como editorialista infortunado la indecencia de insultar al maestro Ancízar Castrillón, lustre de la música andina colombiana.

Pero qué va a saber el señor Santos de cultura nacional. Es un pobre chistoso que  se congracia, sin siquiera disimular, con su cliente El Parque del Café, que por supuesto compró con la pauta las diatribas.

El maestro Castrillón acudió a las instancias judiciales de este país en acogimiento a la constitución y la ley para reclamar lo que le han birlado.

No ha extorsionado a nadie.

Notorio que para el doctorísimo Santos nada que no sea  la élite perfumada capitalina interpretada aquí por sus defendidos tiene cobijo en su audiencia.

Castrillón Santa no es avivato ni extorsionista como lo aseguró sin vergüenza el director noticioso de visita.

Los que han abrumado con los insultos a Ancízar Castrillón  son los que ahora quieren aparecer de victimas.

Es muy fácil el comportamiento acomodaticio de esta clase de personajes que llegan a la casa de un ciudadano de bien a insultarlo por el solo hecho de no tener como pagar la pautica del temático parque.

Muestran el cobre. Son lo de siempre, oportunistas consumados.

Ya recordamos cuando el ex presidente Uribe le tuvo que recordar que fue él y solo él, el tal pachito santos, el que le pidió clamante lo incluyera como su fórmula vicepresidencial.

Los colombianos asistimos a su periodismo enclaustrado en la defensa de sus intereses muy particulares en contra de la honradez con que se debe manejar estos asuntos.

Está el sí en deuda con los colombianos para que nos relate su compromiso con la banda criminal o el bloque capital de las autodefensas que aun no ha sabido explicarle al país en lugar de ofender a una cumbre de la dignidad y la decencia, el Maestro Castrillón, así con mayúscula.

Lo único que ha hecho el Maestro Castrillón Santa por el Quindío y el país es honrarlos y de paso no tener  contactos con la perniciosa elite que representa Santos lo que de manera singular en lugar de maltratarlo lo honra.