21 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Desde Armenia

16 de junio de 2011
16 de junio de 2011

Sarcasmo e ingenio son una combinación frecuente, fórmula que Groucho Marx cultivó con maestría, como en esta frase inmortal: “Es mejor permanecer callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas”.

¿QUÉ NOS ESTÁ PASANDO?

VUELVE Y JUEGA ATILANO…ENREDADO EN SU INEXPERIENCIA

No ha tenido suerte Atilano Alonso como líder para capotear el inmenso problemonón que se le vino encima con los dolores de cabeza de  su socia Ana María.

Qué manera de crear opiniones negativas a su alrededor.

Los mariscales de campo se conocen en las dificultades y sortearlas es de pulso, habilidad y maestría.

Esta mañana retomó su discurso infortunado cuando en entrevista con Hernán Jaramillo se dedicó a justificar y defender lo indefensable.

Y en un desatino monumental para tratar de enmendar el despelote en que se encuentra la ciudad, por su culpa y la de sus conmilitones, hizo una comparación que se le vino encima como un alud.

Para defender a un encartado, en este caso encartada, no se puede echar mano de cosas mezquinas.

Comparar el caso del señor Lorenzo Plaza, para buscar un limpión a la suciedad reinante en Armenia, con el de su alcaldesa-porque ahora sólo es de él- no es ni un acto de valentía ni una opción de criterio.

El señor Plaza fue requerido por la justicia y nunca la eludió. Por sus propios medios se presentó ante su juez y se puso a disposición. En medio de enfermedades asistió incólume a que lo juzgarán.

Ana María huye, hace trampas para no notificarse.

El señor Lorenzo no tendía responsabilidades públicas sólo la de él, la alcaldesa tiene  el deber de honrar a 300 y tantos mil ciudadanos que vivimos aquí.

Algo va de Pedro a Juan.

Pero salir con semejante majadería le resta importancia a su dignidad y ratifica que su periplo político ha terminado.  

EL TINO DE PALETO MEJIA

Cuando existía una opción cierta de que  Paleto Mejia fuera un candidato de campanillas para la alcaldía de Armenia, por su decisión determinó marginarse de tanta pobreza conceptual y política. De verdad que atinó.

No hay con quién.

Mejía Urrea a quien nadie enreda tiene cancha y visión. No importó que la senadora, el representante tal y los diputados aquellos le rindieran sus admiraciones para que se catapultara a la elección de octubre, callado y con prudencia se aisló del asunto.

¿Sería sensato ver a Mejía en tarima con Atilano y Cía. limitada?

Un imposible moral.

En buena hora no se postuló pero sigue en la reserva, esa que necesitamos los que queremos a Armenia y que hoy nos sentimos profundamente defraudados.