1 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Manizales; magisterio integrador; interrogantes

18 de mayo de 2011

Con la precisión que lo caracteriza, ya se encuentran en su página www.valenciad.com ambas conferencias, acompañadas de ilustraciones, cuadros y tablas de contenido, y en el caso de la primera, traducciones de Lieder del compositor y de sus respectivas grabaciones por los más grandes intérpretes. En ese interesante sitio encontrará el lector autorizados estudios sobre música, ingeniería, literatura, arte, cine, filosofía, que son algunos de los abundantes temas que llaman la insaciable curiosidad de Valencia Restrepo como técnico y humanista.

Se me preguntará la razón para aventurarme por las deterioradas carreteras de este invierno si en ese sitio de la red se encuentran las conferencias que he venido a escuchar. La respuesta es que Darío es un expositor excepcional, que después de detenida y cuidadosa preparación, siempre hace reflexionar, y que el placer de estar presente supera los inconvenientes del viaje. Pero en mi caso, Manizales siempre me ha atraído, especialmente porque la ciudad está engastada en el mejor paisaje colombiano.

***

Lo primero que hago es recogerme en silencioso desagravio frente al Bolívar-cóndor de los Andes, de Arenas Betancur, amenazado por la explosiva furia iconoclasta del ex vice Pachito Santos.

Aunque se observa un dinámico crecimiento, todavía Manizales conserva el encanto cívico por excelencia, el del grato discurrir de la vida sin afanes ni excesiva presión.

Me detengo en el mall Fundadores, excesivo quizá, antes de volar en un cable tan discutible y aun menos costeable que los de Medellín, pero que permite ver algo mejor parte de la accidentada topografía urbana, aunque su permanente soledad, atestiguada por muchos, deja el eterno interrogante de los elefantes blancos…

***

A la mañana siguiente regreso al espléndido auditorio de la Nacional. La sobria conferencia se ocupa de los sucesivos paradigmas que han orientado la ingeniería. Llegando a la situación actual de esa profesión, el profesor Valencia insiste en el tema de la ética y su relación con la responsabilidad del ingeniero en la lucha contra el cambio climático y la preservación del entorno. Recalca que los estudiantes tienen que volver a la lectura y a ser capaces de comunicarse por escrito. Se ocupa también de las nuevas formas que debe revestir la enseñanza de esa disciplina en estos tiempos de la informática, y luego traza un nuevo paradigma donde se integran, a través de la ingeniería, ciencia y técnica, arte y humanismo.

Oportuna intervención la de un profesional que encarna verdaderamente lo que significa ser un maestro integrador.

***

Un involuntario desvío por la Quiebra de Vélez y La Manuela me hace descubrir una carretera bellísima, que rivaliza con aquella que, por el sito conocido como Arauca, une a  Manizales con la Panamericana.

***

¿Por qué en Medellín los tranvías de mediana capacidad tendrán un costo por kilómetro similar al de otros ferrocarriles urbanos muy superiores, como los “metros ligeros”?

***

¿Convendrá suplantar el Metroplus para atender la carrera 80 con un tranvía de inferior capacidad transportadora pero con un costo por kilómetro tres veces superior? El Mundo.