24 de febrero de 2024

La triste realidad en la gobernación del Quindío

3 de mayo de 2011
3 de mayo de 2011

No hubo tal, el despido de más de setenta trabajadores que habían ganado  experiencia fueron usufructuados por otros de origen politiquero denominados asesores que no llenaron las complejas ambiciones del gobernador al presumir tener expertos en todos los temas a su alrededor.

Se dilapidó la experiencia de los trabajadores despedidos y la inversión en capacitación que se hizo con el correr de los años.

La firma de Pereira, encargada del entuerto reformatorio obedeció, según fuentes seguras, a un pago de favores  a una persona indicada desde el olimpo de la cercanía del poder y en asunto de obediencia debida al dueño de su cargo.

Ni quienes estaban dentro de la administración supieron cómo se hizo el estudio, con qué criterios  y conocedores del asunto administrativo afirman que no hubo ni reforma ni nada y todo fue un remedo vulgar para ganarse unos pesos salidos inmisericordemente del erario, ese mismo que se pretendía defender pero que al final sirvió de pago en cuotas de las deudas adquiridas en campaña.

Pues en el caso de la recomposición ejecutiva no nombró ni expertos ni cosa que se parezca.

¿Dónde está el plus ultra en minería, por ejemplo?

Si se revisa la nómina de inmediatos son cuotas vergonzantes de la politiquería parroquial  representada   en la coalición de la asamblea y uno que otro canje personal como el del caso evidente de trueque familiar  con la alcaldesa de Armenia.

La asamblea se hizo a todo los calambures del gobernador manteniendo una calma chicha insoportable, recibiendo canonjías y cuantos pedidos hacen son atendidos de inmediato por el doctor López en un caso usual pero por eso no menos pecaminoso.

El control político no existió y las componendas del mandatario al meterse de lleno en el burdo contubernio de la politiquería lo hizo ver como un comediante al sacar de su cubilete a Antonio Restrepo, como su eventual sucesor, para quemarlo, dejarlo colgado de la brocha y hoy por ventura para Toñito no dirigirle sin un rescoldo de vergüenza la palabra.

Se metió de narices con el embeleco de Belén Sánchez y se va a quedar sin la soga ni la ternera una vez concluya su mandato. El sabe íntimamente cuál es el negro destino de los exmandatarios. El dos de enero del 2012 nadie se acordara de él. De pronto la fiscalía o la procuraduría pero nadie más.

Las demandas  de los funcionarios despedidos en la tal reforma administrativa están a la orden del día y le va a costar al fisco millonadas que se sumarán a las primas de servicios que no quiso pagar en una actitud pendenciera y obsesiva que a la postre le valdrá dineros importantes a la pobrísima administración.

El gobierno seccional se la pasó en su primera etapa defendiéndose de los ataques de su archienemigo Gildardo Ceballos, en un cruento suceso que todavía tiene cuentas pendientes por el tiempo perdido y la incertidumbre que todo esto generó. Quienes salieron en su defensa fueron catalogados finalmente como sus enemigos y algunos detractores de tufillo indeseable que nunca le acompañaron, le hacían  el fo y que jamás siquiera depositaron su voto por el doctor López hoy son sus cercanos asesores y generadores indudables de dolores de cabeza a futuro.

En la actual administración se alimentó, para darle juego burocrático a un diputado una denominada promotora de vivienda que sólo ha servido para gastarse en burocracia cerca de mil millones de pesos sin haber abierto una sola puerta de solución alguna.

Al doctor López lo metieron en un  complot contra los alcaldes y por primera vez en la historia del departamento existe un rompimiento general entre el gobernador y los mandatarios locales. No logró sintonizarse con sus legítimos aliados gracias a la acción de un abogadillo de dudosa procedencia que funge como su alter ego y pertinaz alzafuelle.

Gracias a la falta de tino y compostura legal rompieron la estabilidad de la Empresa Sanitaria del Quindío metiéndola en debates jurídicos y políticos y poniéndola en el punto irreversible del descalabro.

Qué decir del mal manejo que se le ha dado al plan departamental de aguas que ni es plan ni es departamental ni es de aguas.

Primero se puso allí a una cuota politiquera del carrielismo, hoy elevado a la condición de secretario de la impostada educación, sin importar la eficiencia técnica de un experto. Luego trajeron a un desconocido ingeniero por recomendación también de los dueños del puestito. Nada tenemos y se  fue el tiempo en palabrerías.

El mencionado Embalse Multipropósito fue un decadente discurso de 3 años y de la mano de un presidente promesero. No se tiene nada en cierto.

Unos dineros nacionales envolatados. El gobernador vino a decir que están en una cuenta muy protegidos para el proyecto pero eso no pasa de ser una mentira piadosa porque de esos recursos ya no hay posibilidad de rescate.

Los estudios del Fonade son especulaciones para la tribuna porque nada se tiene en concreto y a su sucesora le tocará meter el cuento en la campaña como un distractor más para la embelequería de la comarca.

Se ha dejado hundir un proyecto ambicioso como Quindío Región Digital por la no menos y pequeña circunstancia de que muy poco se hizo con ejecuciones propias y se destacó por  la generosa participación del ministerio de las tecnologías y las telecomunicaciones.

Como no hay más plata del ente central el proyecto está en cuidados intensivos.

No fue capaz López Espinosa de sacar adelante el entuerto que le dejara su mentora Amparo Arbeláez en Buenavista. Advierte en sus conferencias de prensa que no ha hecho ninguna inversión en ese elefante blanco pero las estadísticas afirman lo contrario. La gobernación ha gastado plata en un proyecto invisible.

El liderazgo regional quedó en veremos y nunca antes, incluso en épocas recientes de matones al mando del timón habíamos estado en situación tan precaria.

Ostentamos el segundo vergonzoso lugar en desempleo del país, no tenemos ningún proyecto digno de mostrar, la caficultura es un recuerdo del pasado, el turismo es parte de la comedia, la región no tiene puentes, las escuelas están en el suelo, los ríos inundan sus parajes, las vías terciarias son caminos de herradura y el comandante del barco orondo en las más bellas playas del mundo.

Sólo se le abona a López que haya podido defenderse de la fiscalía en su sonado caso y apoyado por el gobierno central servir de intermediario en una obra del Centro de Convenciones, porque nada más  se hizo allí .Sólo resta  esperar una destitución de la procuraduría que viene en camino y a lo mejor un proceso sobreviniente sobre el mismo caso del comienzo de su mandato que se encuentra vivito y coliando en la fiscalía general de la nación.

De resto…