5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La desnutrición, “otro alumno” en las aulas de Risaralda

21 de mayo de 2011
21 de mayo de 2011

Los ejemplos cunden en cuanto rincón visita en la maratónica jornada de entrega de paquetes escolares y otros elementos que distribuye para la educación.

La dificultad afecta la presencia de niños y niñas de preescolar, primaria y media de las instituciones educativas.

El panorama conmueve las fibras del Gobernador de Risaralda, quien sólo atina a decir que su gobierno le apuesta a reforzar los más de 14.000 desayunos y almuerzos que entrega a la población escolar para paliar el triste panorama que se presenta.

En otros lugares aparecen las famosas coladas con galletas integrales que se entregan diario a los infantes. La mano de las mujeres que cuidan por sus hijos es una mirada solidaria al problema, el cual, incluso, incluye la distribución de cocinas para hacer el alimento caliente que se entrega al estudiante.

El programa incluye la conformación de centros de recuperación nutricional como un esfuerzo de su administración.

El panorama de niños y niñas con dificultades alimenticias, se repitió en su recorrido hoy viernes por las instituciones educativas de Dosquebradas, donde muchos de ellos van sin desayunar al salón de clases.

Hay sectores donde la problemática es más aguda y otros donde los padres tienen el necesario respaldo económico para mandarlos bien desayunados.

En el recorrido por la escuela de la vereda La Cima, Las Hortensias, Fabio Vasquez, Jorge Eliécer Gaitán, se observa las dificultades.

“Es muy triste que muchos niños sean educados por personas ajenas al primer grado de afecto (papá y mamá) y muchas veces ni siquiera son los abuelos que cuidan de los menores mientras sus padres migran para otras latitudes”, expresó el gobernador Tamayo Vargas quien enfatizó en que estos niños “son los llamados huérfanos con padres vivos”.

En el apartado sector rural de La Cima, presenció cómo una escuela (con 60 pequeños estudiantes) amaga con ir al vacío debido a los daños sufridos por el fuerte invierno. Pese a las críticas de la comunidad, nadie parece atender el llamado.

El mandatario de los risaraldenses, dispuso de 22 millones de pesos para construir amarres en cemento y frenar una tragedia. Igualmente ordenó revisión a la reparación de un viejo tanque donde se almacena agua. En La Cima hay indicios de que se consume agua no apta para el ser humano.

El apoyo a los acueductos comunitarios no es menos significativo al escuchar en su propio despacho a los responsables de los mismos en Dosquebradas y entregar respuestas claras para evitar contaminación en los mismos.

“La educación está cargada de historia y por eso propendemos porque en mi gobierno, el plan de desarrollo se cumpla por una Risaralda educada y una Risaralda transformada”, dijo el Gobernador durante la ceremonia de entrega.