28 de febrero de 2024

Funcionaria de DNE destapa en la Corte Suprema modus operandi de entrega de bienes

19 de mayo de 2011
19 de mayo de 2011

Caracol Radio tuvo acceso a las declaraciones de funcionarios de la Dirección Nacional en la que se establece el nombre del funcionario de la entidad al que visitaba el presunto hombre del maletín y quien según varias versiones, entraba y salía de los despachos de los directores de la entidad cargando dinero.

Las versiones que tenemos en nuestro poder de los funcionarios de la DNE dejan ver claramente cómo funcionaba la adjudicación de los bienes a los depositarios, quiénes las ordenaban, cómo eran las relaciones con los parlamentarios. Una historia de tráfico de influencias, dinero en efectivo, de intermediarios.

En el proceso declara Helia Marcela Niño, quien se desempeñara como asesora de la secretaria general y trabajó también en la subdirección jurídica habló el pasado mes de abril de 2011 ante dos magistrados auxiliares dentro del radicado 35612. En esa diligencia ordenada por la sala penal de la corte estuvieron presentes los abogados de algunos de los parlamentarios investigados, entre ellos, Omar Yepes Alzate, Luis Humberto Gómez Gallo, Alvaro Ashtton, Lucero Cortés, Javier Caceres.

Empecemos por saber cuál era el mecanismo para entregar los bienes. La funcionaria explica que se hacía a través un comité de depositarios, creado durante la administración del ex director Carlos Albornoz. Dice que a ese comité llegaban ya definidos algunos nombres con la lista de bienes a administrar.

“Esas hojas de vida son evaluadas por un comité de depositarios, ese es un comité creado en la administración del doctor Albornoz, y de allí salían los nombres para asignar determinados bienes (…) mantener contacto con la subdirección jurídica para la recuperación de los predios que se encontraran en manos de ocupantes ilegales y una vez fuera recuperado era llevado a comité o ya tenían el depositario listo para que recibiera el bien que estábamos recuperando”, explicó.

La Corte indaga a la funcionaria sobre lo qué ocurrió luego que el actual director Juan Carlos Restrepo, el pasado 4 de marzo de 2011, hiciera pública la denuncia según la cual habría congresistas involucrados en el manejo irregular de bienes y explicó que la secretaria general le solicitó investigar el tema y buscar los datos que pudieran confirmar la denuncia.

“Ella pidió ayuda mía y de mi compañero Néstor Arevalo para que levantáramos información con la gente que trabajaba en la entidad, especialmente con la Subdirección de Bienes, sobre posibles vínculos que tuvieran depositarios personales con congresistas. En la subdirección de bienes decían que había muchos más casos pues no podían concretarlos. El trabajo de él consistió en revisar el consecutivo de resoluciones que por función deben estar en la Secretaria General y extractar aquellas resoluciones que tuvieran relación con los nombres que habíamos levantado de la Subdirección de Bienes”, explicó.

Sobre la persona que da la orden de entregar los bienes a los depositarios, la funcionaria declara que la orden de entregar se la daban directamente Luis Fernando Sáchica y Omar Figueroa a los funcionarios Orlando Melo y Libardo Bauta.

“El subdirector de bienes quien era el que daba la orden de denle un bien a tal persona (…) el doctor Luis Fernando Sáchica y el anterior, Omar Figueroa, ellos me manifestaron que solo cumplían las ordenes que les daban los subdirectores de bienes (…) simplemente les decían hay que entregarles tal sociedad, tal bien a tal persona y ellos en el curso del seguimiento a la administración se enteraban que esa persona correspondía a un parlamentario”, manifestó.

En cuanto a la relación de los congresistas investigados y los bienes entregados, Helia Marcela Niño dice que efectivamente a ella en la subdirección de bienes le dieron la información sobre la relación entre cada depositario y el parlamentario que lo representaba. Le preguntan sobre los casos de Hernán Andrade y Eduardo Enríquez Maya, por ejemplo.

“En el caso de Aniano Iglesias le dijeron que sí que el tenía este grupo Sayer, el nombre del parlamentario también. En el caso de Enríquez Maya, los bienes de Bustillo, porque nos lo suministraron ellos. Yepes, pero no se si es Jaime Armando Yepes, pero sí me acuerdo de Yepes, Mercacentros, que son en Ibagué. Chinauta Resort, Aston Giraldo, también, porque me acuerdo que fue una depositaria que le causó muchos problemas a este inmueble. En el tema de Oscar Fernando Bravo, sí los vienes de las sociedades Inveragro también me los suministraron”, señaló.

La funcionaria explicó como los parlamentarios tuvieron injerencia en las decisiones de la Dirección de Estupefacientes. Dice que en la época de Carlos Albornoz, los miércoles se dedicaban a la atención de congresistas e incluso narra dos llamadas recibidas de Miriam Paredes y Javier Cáceres a la DNE preguntando por contratos de personal de su interés.

“Aquí en la entidad normalmente en la época del doctor Carlos Albornoz, los miércoles había atención a los parlamentarios y pues uno de funcionario, yo siempre fui asesor, entonces las funciones que cumplía tenían que ver con muchas áreas y entonces uno se los encontraba en los pasillos (a los parlamentarios). Hay dos casos, uno de la doctora Miriam Paredes una llamada que recibió la jefe de personal en la que le respondía unas preguntas relacionadas con el proceso de contratación con un personaje que iba a vincularse a la entidad por prestación de servicios. En el otro caso fue el de Javier Cáceres, fue una contratista que se vinculó al área estratégica, donde escuche que hubo quejas de la jefe donde decía que no era una contratista que respondiera a sus expectativas y lo que contestaba Ormar era que era una persona que había que sostener porque era recomendada por Javier Cáceres. En el caso de Lucero Cortes decía que tenía una persona acá que era la encargada de hacer los tramites”, indicó.

Niño dijo además que no recordaba el nombre, pero que Omar Figueroa dio orden de atender las solicitudes de un parlamentario de Ibagué para evitar posteriores debates de control en el Congreso.

“¿Qué se logró establece ahí? El vínculo que tenía el senador Javier Cáceres con un señor Fernando Navarro Gutiérrez, que es una persona que se ha proclamado como defensor de los bienes de Rodríguez Gacha. Allí pudimos establecer que, nosotros porque la autoridad judicial dijo que no, que los derechos de petición eran redactados por Fernando Navarro y firmados por Cáceres y pues eran presentados en la entidad. A ese respecto hubo una denuncia penal en la Corte Suprema de Justicia y entiendo que la archivaron”, aseguró la funcionaria.

Más adelante, la Corte le preguntan si alguna vez escuchó mencionar al hombre de los tenis y el maletín en la DNE y la funcionaria responde que sí, que era un hombre famoso, explica por donde llegaba y a qué oficina entraba, a la oficina del asesor del director Albornoz, Jairo Coral.

“Sí, ese era una persona muy famosa en la entidad, desafortunadamente nunca supimos su nombre. Se decía que esta persona entraba por el sótano o por el primer piso, al décimo piso, a la oficina de Jairo Coral. (…) Yo lo vi varias veces, pero ahora que lo han descrito me he dado cuenta que lo vi en muchas ocasiones (…) Era una persona que siempre vestía informal, tenis; de aproximadamente de 25 a 35 años, se veía que no era una persona que tuviera cierto grado de instrucción y era fácil que se confundiera entre el común de las personas”, relató.

La Corte, sin embargo, indaga sobre dos personas. Una es este hombre, de apellido Torres, que describe la funcionaria. Y otro, cuya foto está en poder de la Corte, y quien entró a la Dirección Nacional de Estupefacientes en 200 oportunidades entre febrero de 2008 y mayo de 2009.

La foto fue tomada el día de la entrega de un bien y aparentemente, el hombre llama al congresista Hernán Andrade para reportarle la recepción del bien a satisfacción.

Finalmente, en varias oportunidades se ha dicho que al interior de la Dirección Nacional de Estupefacientes se movían altas sumas de dinero en efectivo. La funcionaria reconoce que sí, que ella no las vio pero sí escuchó y dice que Amparo Lucia Vega, secretaria general vio a Jairo Coral con altas sumas de sumas de dinero en su oficina, así como a otro asesor de nombre Javier Mantilla.

“No las vi pero sí escuché. A una persona que le escuché que tuvo un momento muy desafortunado fue a la doctora Amparo Lucia, que por alguna razón tenía que entrar a la oficina del doctor Jairo Coral, ese día la puerta estaba cerrada, la doctora abre la puerta lo primero que ve es al doctor Coral con un maletín con dinero, había otra persona, la doctora trató de retroceder, y según lo que comenta ella, el doctor Jairo Coral le dijo que estaban reuniendo unos recursos para hacer una obra de beneficencia”, relató la funcionaria de Estupefacientes.