24 de febrero de 2024

El oro superó US$1.500

10 de mayo de 2011
10 de mayo de 2011

El precio del oro subió hasta 1.506,03 dólares la onza en el mercado al contado, un nivel, extraordinario, sin antecedentes en la historia de precios del metal.

La plata, mientras tanto, superó el umbral de 45 dólares la onza por primera vez desde enero de 1980, alcanzando 45,40 dólares.

Es menester indicar que el valor de un lingote de un kilogramo de oro equivale actualmente, en el mercado mundial, a unos 48.200 dólares.

Los expertos internacionales estiman que el precio seguirá aumentando paulatinamente en la medida que continúen los desordenes en el manejo de la deuda de muchas naciones y teniendo en cuenta que los índices de recuperación económica de la Unión Europea y de los Estados Unidos de Norteamérica no aparecen por ningún lado ni se avizoran prontamente.

"Las inquietudes sobre el dólar y las tendencias inflacionistas son los dos grandes factores que apoyan el oro en este momento", resumió en declaraciones a la AFP Dan Smith, analista del banco Standard Chartered.

Vale agregar además que el nuevo acceso de fiebre del metal amarillo ha sido favorecido por la clara depreciación de la divisa estadounidense, que recientemente cayó a su nivel más bajo respecto al euro desde enero de 2010. Obviamente, este debilitamiento abarata las compras de metales preciosos negociados en dólares.

Ahora bien, el oro que se ha revalorizado 6% desde el comienzo del año 2011 y bate un récord detrás de otro, se está viendo apuntalado, de manera significativa, por el nerviosismo de los inversionistas, hoy más que nunca angustiados por las incertidumbres económicas y la deuda pública de los países occidentales, comenzando, lógicamente, por los Estados Unidos.

De otro lado, conviene reseñar que la inflación creciente en la mayor parte de países, alimentada por la subida continua de las cotizaciones del petróleo, que alcanzaron a comienzos de mes el nivel más alto desde mitad de 2008, redunda, igualmente, en la valorización el oro.

Aunque es difícil acometer pronósticos con franca certeza, se estima que en julio venidero podría alcanzarse los U$ 1.600 la onza del oro, y que en pocos meses del año 2012, lograría pasar, al ritmo que viene creciendo, barreras muy cercanas a los U$2.000.

Ciertamente, si se cumplen los pronósticos de inflación cercana al 20%  en países que empezaran su destorcida económica en pocos años, tal como la China, los metales y productos del subsuelo lograrán precios insospechados en el comercio mundial, en primer término el oro, – la moneda solida de refugio en el orbe-, luego el  petróleo, y, desde luego, el coque, insustituible insumo producto del carbón, esencial para la producción del acero mundial.

[email protected]Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla