5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El hambre de gloria logró la victoria.

6 de mayo de 2011
6 de mayo de 2011

El 4 de marzo de 2011, será recordado como la noche de la gran hazaña, como el verdadero palo o un Palo Grande, pues es la fecha conmemorativa en que un pequeño David le ganó sorprendentemente a un enorme Goliat, poseedor de un extraordinario record que lo hacía invencible en su patio. Los jugadores y el Técnico Cuca del Cruceiro, quien fue expulsado por un codazo que hizo sangrar la boca del extraordinario delantero oncecaldista Wason Rentería, -Chocoano que pide pista en la selección nacional, al igual que Dayro Moreno y Carlos Carbonero, y porque no decir Alexis Enríquez y "Neco Martínez", aún no lo pueden creer. La gran hinchada brasileña pasó una horrible noche, pues el marcador de 2-0 en favor del "equipo del alma", contrarió todos los pronósticos que apuntaban una goleada al Caldas como ya de local Cruceiro lo había propinado a Estudiantes de Argentina y al Tolima, equipos que se llevaron once tantos, recientemente, en acumulado formidable que presagiaba, sin lugar a dudas, reitero, a un nuevo campeón brasileño de la libertadores.

Pero Cruceiro "falleció" futbolísticamente a lo largo de los 94 minutos del compromiso, indefectiblemente, en manos del "blanco-blanco", onceno que cuatro días atrás, le ganó con contundencia al Junior de Barranquilla en la "arenosa" por marcador 2-1, presagio edificante de los sucesos espléndidos que sucederían en Brasil. En las afueras del estadio costeño se escuchaban canticos de los aficionados consecuentes con el resultado: "Ju… Ju… Junior, Caldas, tu papá..".

Así las cosas y ante el arrollador triunfo del onceno manizaleño frente al Cruceiro, hoy afirman: " Cruceiro… Cruceiro… Once Caldas, tu abuelo". Si le ganaron los del Once a mi glorioso Junior de Barranquilla, le ganan a cualquier equipo del mundo", exclamaban irónicamente algunos fanáticos de la rojiblanca.

Se jugó un histórico partido en Brasil con un equipo de colombianos, salvo el Uruguayo Mirabaje, que con hambre y sed de gloria buscó una proeza y la logró en buena lid, con claridad inobjetable y sin discusión alguna. Los jugadores no pensaron en la crisis extradeportiva ni mucho menos en que los sueldos no les han sido cancelados por muchas quincenas acumuladas. Todo se olvidó, la no cancelación de los aportes a la seguridad social, el no pago a los pediatras de los hijos, los cánones mensuales de arrendamiento que se adeudan y crecen irremediablemente, entre muchas otras cosas de singular trascendencia familiar. El equipo entró en concentración absoluta para el partido. Salió al campo de juego y desde el primer instante en que rodó el balón, se propuso dejarlo todo en la cancha, con garra, anticipando al contrario, tocando la pelota a los costados, asfixiando al rival en todo el campo, creando y aprovechando espacios e imponiendo,increíblemente, en Brasil, un juego bonito, ordenado, metódico y aguerrido, nunca antes visto; que, lógicamente, le reportó un marcador extraordinario e inverosímil desde cualquier ángulo de vista y de apreciación anticipada del más elevado optimista. Empero, los partidos hay que jugarlos para registrar el marcador. Nunca se ganan antes del encuentro.

El Once Caldas dio una lección de vida, de vida deportiva, de liderazgo efectivo, proactivo y propositivo, de valentía y coraje inusitado ante un poderoso que se derrumbó, inevitablemente. Puso en alto sus colores.

Demostró que cuando se compite hay que buscar la gloria, la hazaña imposible, la victoria inimaginada, el esquivo triunfo y obtenerlo, aunque sea a partir de la más profunda crisis de su historia institucional.

Cuando se tiene hambre de gloria, vergüenza deportiva, ímpetu ganador, las
circunstancias por difíciles que sean, se anteponen y se dejan atrás, tal vez como el mejor aliciente, para obtener el memorable triunfo. Así ocurrió y lo demás es simple añadidura. La historia se repitió. Goliat cayó como en los pasajes judeocristianos sagrados ante un David con ansia de Gloria.

[email protected]m