2 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

$493 millones suman los proyectos presentados a Colombia Humanitaria

21 de mayo de 2011
21 de mayo de 2011

 La Crónica. Una propuesta de 245 millones de pesos que beneficia a la comunidad de Bosques de Gibraltar y otra de $248 millones con la que se pretende adelantar reparaciones en la bocatoma fueron presentados por la alcaldía de Armenia a Colombia Humanitaria.

Al respecto la secretaria de Infraestructura, María Cristina Muñoz dijo que la propuesta de la bocatoma había sido gestionado antes a través de Empresas Públicas de Armenia, EPA, pero no fue aceptado, porque los recursos sólo se los dan directamente a gobernadores y alcaldes.

En lo relacionado con la proposición de Bosques de Gibraltar señaló que como había una acción popular en curso el despacho mandó a hacer unos estudios que nos determinaron unas obras en el sector de los bloques 15, 16, 17 y 18 que fue donde se presentó el deslizamiento y donde se encontró que había mayores problemas.

Es así que con base a las recomendaciones fue que se presentó la propuesta a Colombia Humanitaria. “Con estos trabajos se espera se resuelvan los problemas para este lugar”.
Las labores incluirían estabilización de taludes, construcción de cunetas, andenes —donde se puedan hacer—, instalación de filtros, sembrar prado y terracear.

Destacó que el municipio a través de EPA mejoró el descole de Bosques de Gibraltar donde termina, que es en los bloques 16 y 17, esta tuvo un costo de 44 millones de pesos. Además se adelantaron unas jornadas de limpieza y de intervención de la quebrada a través de dependencias como Planeación, Infraestructura y EPA. “Todo lo anterior fueron acciones a corto plazo, ya que las de mediano son las que estamos gestionando”.

La bocatoma
Sobre la proposición de la bocatoma el subgerente de aguas Carlos Alberto Restrepo explicó que estas serían obras en las afectaciones que ha tenido la infraestructura desde la ola invernal de finales de 2008.
“En 2008 ocurrió una creciente importante en la que se presentaron daños en la bocatoma y EPA desde ese momento hizo una solicitud de recursos al ministerio de Medio Ambiente, la que no fue atendida en su momento. Sin embargo, fue solucionada de inmediato a través de la aseguradora”.

Pero con las últimas temporadas invernales lo que se ha visto es que los gaviones que protegen la margen del río tanto aguas arriba de la bocatoma, como aguas abajo han tenido socavación, esto es un proceso largo que hace que el río se vaya llevando las piedras de los muros. “Si la socavación no es atendida puede ocasionar derrumbes de los gaviones”.
Añadió que el principal riesgo se presenta en que a unos 200 metros después de la bocatoma hay una tubería que lleva el agua hasta los desarenadores y esta está paralela al río, por lo que los gaviones protegen de alguna manera la tubería. “Por esa razón es importante se haga la obra”.

En este sentido al fondo de calamidades se le envió un presupuesto que incluía la reparación de los gaviones afectados y el arreglo de la loza de fondo de la bocatoma, que también es una estructura que con el pasar de las olas invernales ha presentado algunas fallas.

Asimismo, se incluyeron algunas labores dentro del lecho del afluente hídrico, que son los disipadores de energía que buscan amortiguar la acción del agua para que no le genere a la bocatoma afectaciones por la fuerza que se presenta cuando hay crecientes.

“Los trabajos en el lecho del río tienen el inconveniente de que dependen para su ejecución del nivel del afluente, hay condiciones que generan riesgo para ejecutarlos y por eso no es viable hacerla en momentos invernales. Pero en condiciones normales pueden tomar dos meses”, recalcó el subgerente de agua.