28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Quién era Joaquín Pérez Becerra, según la Policía?

25 de abril de 2011
25 de abril de 2011

 

Captura del principal cabecilla de la comisión internacional (cominter) en Europa.

Alias Alberto Martínez es el principal responsable de los contactos y células de apoyo “político” y financiero de las FARC en Italia, Alemania, España, Holanda, Suiza, Bélgica y Noruega. Es uno de los cabecillas ideológicos y de mayor perfil político que las FARC ha tenido en los últimos treinta (30) años. Precisamente su ascendencia al interior de los principales mandos, entre ellos su cercanía con Manuel Marulanda, le permitió ocupar cargos de primer nivel en materia ideológica.

Su formación al interior de esta organización se generó a partir de la confianza que le otorgaron otros cabecillas legendarios como alias Efraín Guzmán, integrante del Secretariado quien fue delegado por el máximo comandante de las FARC alias Tirofijo, de establecer las primeras líneas de acción y de expansión de esta organización a nivel internacional, en lo que se conoció como la GAIF: el Grupo de Acción Internacional de las FARC a finales de los años ochenta, cuando se definió la necesidad de ubicar integrantes de alto perfil político y criminal de esta organización en el exterior, a partir de las tesis de la séptima y octava conferencia nacional guerrillera. De alias Alberto Martínez se conoce su capacidad criminal de establecer contactos clandestinos seudo políticos; por esta razón alias Raúl Reyes, en ese entonces responsable de la Comisión Internacional de las FARC, delegó en este cabecilla, toda la acción de esta organización terrorista en Europa, ubicándose en Suecia desde finales de 1993.

Con el fin de ampliar la difusión de toda la propaganda criminal de las FARC en el viejo continente, asumió desde los noventa la dirección de la Agencia Nacional por la Nueva Colombia – ANNCOL, desplegando una estrategia contra el gobierno colombiano que pretendía afectar los intereses económicos y de inversión extranjera en el país, para este efecto generó alianzas con diferentes sectores para lograr este propósito, situación que trascendió al apoyo económico y financiero del terrorismo, como la donación de las 11.500 coronas danesas con destino a la actividad clandestina de esta organización. Es considerado el responsable del lanzamiento de otras estrategias de desprestigio contra el pueblo colombiano como la Revista Resistencia Internacional, considerada otro órgano de difusión de las FARC, en el marco de la Conferencia “Rosa Luxemburg”, que se realiza anualmente en Berlín (Alemania). De igual forma promovió actividades propagandísticas contra el gobierno y el pueblo colombiano a través de la Asociación Jaime Pardo Leal, también ubicada en ese país y la emisora Radio Café Estereo, todas constituidas como una gran plataforma mediática y política de desprestigio hacia Colombia.

Ha liderado diferentes reuniones en cumplimiento de este propósito delictivo ordenado desde el Secretariado, entre ellos reuniones donde participaron además representantes de diferentes grupos como el Partido Socialista de Izquierda de la Juventud Socialista”, el “Comité Colombia”, “Representación del Foro Internacional”, Partido de Izquierda y de la Juventud de Izquierda, recibiendo para este fin una manutención de más de 1.500 dólares mensuales por parte de las FARC. En febrero de 2000, en el marco de la gira Trípoli realizada en Suecia y avalada en el proceso del Caguán, participó en la reunión que se registró entre los representantes de las FARC y delegados del Gobierno Nacional, del cual estando en el exterior, hizo parte de los comités temáticos de la zona de despeje, en calidad de “vocero internacional” de la organización. Esta reunión fue realizada por el Consejo Internacional de la Industria Sueca, por coordinación de alias Alberto Martínez. Dado el perfil internacional adquirido por este cabecilla, realizó gestiones ilegales, como característica propia de estos terroristas con el fin de evadir las autoridades y facilitar su actividad criminal, razón por la cual inmigró a Suecia el 26 de mayo de 1994.

La connotación criminal de este cabecilla se concibió como una prioridad para la Policía Nacional, dada la capacidad delictiva, de contactos y despliegue de sus acciones a nivel internacional, que derivó canalizar amplios esfuerzos de inteligencia e investigación criminal para lograr su captura. Luego de la muerte de alias Raúl Reyes, se conocieron importantes elementos de prueba que ratificaban el papel de alias Alberto Martínez como responsable de la actividad clandestina de las FARC en Europa, entre estos se logró establecer que había alcanzado más de un centenar de contactos en dieciocho (18) países tanto de América Latina, como en el viejo continente y en Australia. La expansión criminal de este cabecilla ya alcanzaba tres (3) continentes, por lo que su neutralización era un imperativo de primer nivel para la política de seguridad colombiana y para la Policía Nacional. Acercarse a alias Alberto Martínez, implicó un trabajo de alta inteligencia basado en la cooperación internacional de otras agencias en el marco de las relaciones forjadas a través de la INTERPOL, que permitieron en conjunto con diferentes organismos de administración de la ley de la Unión Europea, dar con su ubicación en Estocolmo (Suecia). Estos elementos permitieron evidenciar los canales de comunicación que generaron entre los mensajes y la estrategia criminal de las FARC en Colombia concebida por los cabecillas de Secretariado y principalmente por alias Iván Márquez, ahora responsable de la Comisión Internacional, para su difusión y lograr el reconocimiento de beligerancia a través de sectores clandestinos y gestiones políticas a la que los países de la Unión Europea, nunca accedieron sosteniendo el calificativo a este grupo, como organización terrorista.

Los primeros resultados producto de la cooperación internacional, fueron evidentes. La captura de Remedios Ayibert en España, responsable de las finanzas de las FARC en Europa y contacto directo de alias Alberto Martínez, comenzó a develar si bien toda la red criminal de esta organización en ese continente, las relaciones criminales con otros grupos como ETA y el financiamiento internacional del terrorismo desde el exterior. Dos (2) años después cayó alias Leyla, también en España, considerada la responsable de manejar todo el sistema de comunicaciones de las FARC y de los órganos de difusión liderados por alias Alberto Martínez. En este punto de la operación, las agencias de inteligencia y los cuerpos de Policía de Europa, ya conocían bien y seguían de cerca los pasos de alias Alberto Martínez, con base en toda la evidencia suministrada por la inteligencia policial a través de los organismos de investigación criminal de Colombia.

En este estado de resquebrajamiento de la comisión internacional, alias Alberto Martínez vio la necesidad de viajar a Venezuela con el fin de ampliar sus contactos criminales, situación que ante el seguimiento detallado de sus movimientos en Europa y la intervención inmediata de la Guardia Nacional, permitió conocer su itinerario y localización. Finalmente, se conoció que alias Alberto Martínez tomó el vuelo LH809 de Lufthansa, desde Estocolmo con destino a la ciudad de Frankfort Alemania el cual abordo a las 06:20 en el terminal 5 del aeropuerto internacional Stockholm, Sweden – Arlanda. En su arribo a Frankfort procedió a realizar su conexión a las 11:30 hora alemana en el terminal 1 del aeropuerto International de Frankfurt, vuelo LH534 ubicándose en la silla 32 E de un avión Airbus Industrie A340-600 de Lufthansa, que finalmente arribó a la ciudad de Caracas Venezuela. A través de los mecanismos de cooperación hemisféricos y las coordinaciones entre organismos de seguridad colombianos y venezolanos, se logró su detención apenas arribó al aeropuerto internacional de Maiquetía en Caracas, a las 03:20 de tarde del 23 de abril de 2011, en el vuelo 534 procedente de Frankfurt (Alemania).